"El casco me salvó la vida. Perdí mucha sangre". Es parte del relato de un Luis Ángel Maté que vivió un susto mayúsculo en la Vuelta a Polonia.

 

Ocurrió durante la primera etapa, a apenas 20 kilómetros de la meta. El ciclista se dio un golpe en la cabeza y tuvo que ser trasladado al hospital, donde recibió más de 50 puntos de sutura para cerrar la herida.

Pasó la noche en observación después de que la hemorragia que le había ocasionado la caída se contuviese, descansando bien y evolucionando de manera favorable.

 

Afortunadamente, Maté no sufrió ninguna fractura y no perdió la consciencia en ningún momento. A menos de un mes para el comienzo de la Vuelta a España, el ciclista español confía en estar en la prueba.