No había ninguna duda de que la NBA iba a sancionar a Ja Morant, un jugador que se ha acostumbrado a estar en el foco de todos los escándalos del baloncesto americano. Con tan solo 23 años el base de Memphis Grizzlies ha sido arrestado por amenazas con armas de fuego y ha mostrado una pistola en un directo dentro de un club de striptease.

Por este último episodio de violencia que sucedió el 4 de marzo en Colorado, la entidad americana ya ha tomado cartas en el asunto y le ha aplicado la sanción de 8 partidos. Consideran que el comportamiento de la estrella es "perjudicial" y daña la imagen de la competición.

"La conducta de Ja fue irresponsable, inconsiderada y potencialmente muy peligrosa. Tiene también serias consecuencias por su enorme cantidad de seguidores, en particular entre los jóvenes aficionados que le ven como ídolo", dijo el comisionado, Adam Silver. Éste se reunió este miércoles con el jugador en Nueva York para notificarle el castigo.

Teniendo en cuenta que el club de Memphis ya apartó a Morant 5 partidos cuando sucedieron los hechos, tendrá que cumplir otros tres.

Habrá que ver si el comportamiento del base cambia y vuelve a ser noticia por sus exhibiciones en la cancha y no por sus acusaciones.