El hambre y las ganas de comer se han juntado en Portland. Carmelo Anthony, que lleva más de un año sin jugar en la NBA, ha fichado por una franquicia que no ha tenido el mejor arranque de temporada.

Los Portland Trail Blazers se han hecho con los servicios del alero, según adelantó Adrian Wojnarowski, periodista de ESPN. El 8 de noviembre de 2018, Anthony jugó su último partido con los Houston Rockets. El azar o el destino ha querido que su debut pueda producirse precisamente contra los Rockets, un partido que muchos aficionados ya esperan con ansias.

 

A sus 35 años, Carmelo tendrá la que puede ser su última oportunidad para demostrar sus capacidades, sobre todo en esa anotación frenética que le ha hecho eterno.

En sus 17 años de carrera, Anthony ha promediado 24 puntos por partido, 6.5 rebotes y 3 asistencias. Sus mejores años llegaron en Denver y Nueva York, donde pasó ocho y siete temporadas respectivamente, pero su caída fue notoria en sus siguientes aventuras.

Estuvo un año en los Thunder, donde sus números bajaron hasta los 16.2 puntos por partido, y otro año en los Rockets, donde apenas jugó diez partidos (dos de ellos como titular) en los que promedió 13.4 puntos. Es la nueva oportunidad para un Carmelo Anthony que busca ser el que un día fue.