El mundo del deporte se quedó perplejo cuando, a falta de dos días para Nochebuena y en plena pandemia, el Barça basket dejó a Thomas Heurtel, jugador azulgrana, en Estambul (Turquía) tras enfrentarse al Efes.

El base francés ni siquiera se subió al autobús y tuvo que aguardar en el Sinan Erdem Sports, pabellón del Efes, a que Rodrigue Beaubois, compañero de la selección gala, le recogiese y le llevase a un hotel.

¿El motivo? Sin un puesto fijo en el equipo de Jasikevicius, Heurtel se encontraba buscando una salida y parecía haberla encontrado en el eterno rival, el Real Madrid, hecho que enfadó mucho a la directiva culé, que tomó el camino más drástico con el francés.

Las reacciones no tardaron en reproducirse y el clamor popular explotó contra el club de la Ciudad Condal, que trató de exculparse en un comunicado. Alfonso Reyes, presidente de la ABP (sindicato de jugadores), pasó por los micrófonos de la 'Ser' para tratar el asunto y ofrecer su punto de vista.

El exjugador tachó el acto de "injustificable" y "surrealista": "Hemos hablado con el jugador y esta situación es injustificable desde cualquier punto de vista. Es execrable y dista mucho de tener alguna sensibilidad en este momento. Abandonar a un jugador en un país con los protocolos sanitarios que son necesarios. El jugador quedó completamente solo. Menos mal que había un ex compañero suyo que le pudo recoger. Ya en un primer momento el jugador ya no pudo ir al pabellón en el autobús del equipo. Tuvo que ir en taxi. Es una situación tan surrealista, que yo no había vivido nunca en el baloncesto".

A su vez, Alfonso Reyes incidió en que Heurtel aún tiene contrato con el Barça: "El jugador está bajo la disciplina del Barcelona porque el jugador tiene contrato. Su contrato no es temporal o que pueda suspenderse durante un día y poder conectarse al día siguiente. Él está bajo la disciplina del club. Las negociaciones se deben dirimir en los despachos y no haciéndole pagar al jugador de forma pueril con una reacción que no cabe en el baloncesto ni en ningún otro sector laboral".

Sobre la actitud y posicionamiento del resto de la plantilla del Barça, Reyes aprovechó para mandar un 'recadito' al equipo tras la falta de "solidaridad" mostrada por ellos: "Los jugadores del Barcelona han vivido una situación muy complicada. Están muy descontentos por la situación. Es un compañero y la relación entre ellos es magnífica. Lo que sí puedo decir es que las reacciones no siempre son tan fáciles. Una vez pasado el momento te das cuenta de que podrías haber hecho algo más o algo menos. La solidaridad es unánime y cualquiera que haya pasado por un vestuario de baloncesto sabe que nuestro código nos dice que esto no se puede hacer. Y por eso me extraña que a veces personas que han sido jugadores se les olvide lo que han vivido en un vestuario".