La relación directa del consumo de alcohol con enfermedades potencialmente mortales como el cáncer parece cada día más clara. De hecho, un 4 % de casos de cáncer diagnosticados en 2020 en todo el mundo -unos 741.300- podrían estar asociados con el consumo de alcohol, según los resultados de un estudio global difundido este miércoles por The Lancet Oncology.

Los autores de la investigación -entre otros, expertos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), en Francia- han instado a que haya una mayor concienciación acerca del vínculo entre el alcohol y el cáncer. Y no es para menos: en el estudio se estima que los hombres representan el 77 % -con 568.000 casos- de enfermos de cáncer relacionados con el alcohol.

Las mujeres, por su parte, suponen el 23 % -con 172.600 casos-. Los cánceres de esófago, hígado y pecho son los más habituales.

Consumo moderado: hasta dos bebidas alcohólicas al día

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores establecieron niveles de ingesta de alcohol por persona por país en 2010 -para permitir que pasara el tiempo que lleva que el consumo de alcohol afecte a un posible desarrollo del cáncer-, y luego lo combinaron con nuevos casos estimados de cáncer en 2020 a fin de estimar el número de cánceres asociados al alcohol en cada país.

Consideraron un consumo "moderado" entre 0,1 a 20 gramos por día -equivalente a hasta dos bebidas alcohólicas, como, por ejemplo, dos cervezas-; consumo "de riesgo", de 20 a 60 gramos diarios -entre dos y seis bebidas por día- y "abundante", más de 60 gramos diarios, más de seis.

Vieron que a nivel global un 4 % de todos los nuevos casos de cáncer en 2020 se asociaron con el consumo de alcohol; también que el consumo "de riesgo" y "abundante" derivaron en la mayor proporción de episodios con un 39 % -291.800 casos- y un 47 % -346.400 casos- respectivamente.

El consumo "moderado" llevó al 14 % de esos casos. Esto supone, en total, más de 100.000 personas a las que se descubrió un cáncer en 2020.

Europa y el este de Asia, los más afectados

Los investigadores comprobaron que las regiones del Este asiático y Europa Central y del Este registraron las más altas proporciones de casos asociados con el alcohol, con un 6 %, mientras que las menores se hallaron en el Norte de África y Asia Occidental, ambas por debajo del 1 %.

"Las tendencias sugieren que aunque hay una disminución del consumo de alcohol por persona en muchos países europeos, el uso aumenta en los países asiáticos, como China e India, y en el África subsahariana", apuntan los expertos, que creen que la pandemia de covid-19 ha incrementado las tasas de consumo en algunos países.

El alcohol daña el ADN

En base a datos de años anteriores, los científicos calculan que en 2020 hubo más de 6,3 millones de casos de cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, colon, recto, hígado y pecho en el mundo. Se ha demostrado que el consumo de alcohol ocasiona daños al ADN mediante un incremento en la producción de productos químicos dañinos en el cuerpo y afecta a la producción de hormonas, que puede contribuir al desarrollo del cáncer.

"Necesitamos concienciar con urgencia a políticos y ciudadanos sobre el vínculo entre el consumo de alcohol y el riesgo de sufrir cáncer", subraya Harriet Rumgay, de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), en Francia.

Rumgay agrega que "estrategias de salud pública como una reducida disponibilidad de alcohol, etiquetar productos con advertencias sanitarias y prohibiciones de 'marketing', podrían reducir las tasas de cáncer provocadas por el alcohol".