Centímetros Cúbicos » Supercoches

Está basado en el Lamborghini Super Trofeo y cuenta con 640 CV

Lamborghini Huracán STO, todo un purasangre de carreras para la calle

Aunque el Essenza SCV12 ha robado el protagonismo de la actualidad de Lamborghini, el Huracán STO es todo un deportivo de competición homologado.

SI

Publicidad

Imagina tener en tu garaje lo más parecido a un GT3 que puedas encontrar actualmente en el mercado y que, además, lo puedas utilizar no solo en circuito, sino que estuviera también homologado para recorrer las calles. Esa es la propuesta de Lamborghini, la cual ha vuelto a estrechar puentes entre sus productos de serie y la sapiencia de Squadra Corse para dar a luz al que se convierte automáticamente en uno de sus modelos más rápidos en circuito: El Lamborghini Huracán STO.

Las siglas STO hacen referencia precisamente al origen de este modelo, ya que STO significa Super Trofeo Omologata, lo que apunta a que es el hermano mellizo apto para la carretera del Lamborghini Huracán Super Trofeo EVO, protagonista de las carreras de la copa monomarca de la compañía de Sant'Agata Bolognese. Sus cifras de prestaciones así lo indican, ya que estamos hablando de 640 CV de potencia (470 kW) y 565 Nm de par a 6.500 rpm, con una relación peso/potencia de 2,09 kg/CV y una aceleración de 0 a 100km/h en 3,0 segundos.

Estamos por tanto en un vehículo de circuitos homologado para circular por la calle, equipado con el mismo motor V10 de 640 CV que emplea la variante de carreras y con una velocidad máxima que se establece en los 310 km/h. Detrás estará el placer de conducir, ya que se promete una experiencia muy pura a través de la dirección directamente tomada desde la competición y una eficacia en frenada prácticamente sin precedentes.

Maurizio Reggiani, Director Técnico de Lamborghini estaba muy orgulloso de su obra: “El Huracán STO ofrece toda la emoción de un superdeportivo con un equilibrio perfecto, ligero y aerodinámicamente optimizado, que ofrece las sensaciones de conducción y la emoción del Super Trofeo, y que está preparado a la perfección para los circuitos más exigentes del mundo, pero creado para la calle”.

El propio Reggiani se encargó de confirmar un secreto a voces: es un coche creado para la calle preparado para circuito | Lamborghini

En cuanto a su diseño, sigue manteniendo viva la filosofía del Huracán, pero obviamente se han introducido elementos más propios de la competición, tal y como es el “cofango” delantero, sobrenombre que le han dado desde Lamborghini a la solución que unifica en una misma pieza el “cofano” (capó) y los “parafangos” (aletas) incluyendo el paragolpes delantero para conseguir una mayor ligereza. Precisamente algo similar es lo que porta el Lamborghini Sesto Elemento, el cual se ganó por derecho propio el ser considerado como uno de los proyectos más extremos creados por la firma italiana hasta la llegada del Essenza SCV12.

También en la trasera se ha introducido una entrada de aire NACA para refrigerar el motor en disposición central trasera que ayuda con su diseño a no perjudicar a la hora de crear flujos turbulentos que puedan desestabilizar la zaga. También la aleta de tiburón hace aparición, cada vez más común en deportivos de altos vuelos, ya que además de ser obviamente un recurso estilístico que relaciona calle con competición, es clave para mantener la estabilidad en curva rápida. Según Lamborghini, la eficiencia general del flujo de aire se mejora en un 37% y la carga aerodinámica aumenta un 53% respecto al Huracán Performante.

El Huracán STO estará disponible en primavera de 2021 con un precio de casi 250.000 euros | Lamborghini

Con un peso en vacío de 1.339 kg, el Huracán STO reduce su masa en 43 kg precisamente frente a este último, gracias a la utilización de un nuevo proceso para fabricar los paneles de fibra de carbono, a la introducción de llantas de magnesio y a la llegada de un parabrisas un 20% más ligero. Los primeros y afortunados clientes recibirán el nuevo Lamborghini Huracán STO en la primavera de 2021, con un precio recomendado para Europa que se sitúa en los 249.412 euros sin contar con los impuestos.

Publicidad