Tras confirmar Renault las intenciones de traer a Europa el Renault City K-E desarrollado para el mercado chino como vehículo eléctrico de precio reducido, los rumores sobre la electrificación de Dacia no han hecho más que crecer. Todo apunta a que este pequeño SUV llegará a Europa en los próximos años con un precio muy ajustado que podría rondar los 15.000 euros, un importe que lo convertirían en el coche eléctrico más asequible del mercado gracias a una autonomía WLTP de alrededor de 200 Km y una relación calidad/precio sin rival.

Sin embargo Renault no ha confirmado aún cómo pretende abordar el lanzamiento de este eléctrico low cost en Europa, dejando en el aire incluso si esta ambiciosa apuesta pretende realizarla bajo el sello Renault o el emblema de Dacia. En estos momentos el eléctrico más barato que comercializa Renault no es otro que el Renault ZOE 2020 con batería de 41 o 52 kWh y un precio de partida de 29.227 euros. Dicho esto, reducir el precio final a la mita resulta muy difícil, lo que además implicaría crear un muy duro competidor para el ZOE en la misma marca. De esta forma, la apuesta por lanzar al mercado el primer Dacia eléctrico cobra cada vez más sentido, pudiendo defender además una notable rebaja en prestaciones, equipamiento y calidad en pos de ajustar el precio final lo máximo posible.

Renault ZOE | Renault

Visto que los rumores sobre el primer Dacia eléctrico ganan cada vez más fuerzas, en una reciente entrevista de AutomotiveNews a Philippe Buros como máximo responsable de Renault en Europa, éste admitió de una vez por todas los planes de electrificación de Dacia. Eso sí, para la marca rumana el coche eléctrico no es ninguna prioridad ya que pretenden seguir apostando por su receta de precio ajustado en cada nuevo producto que lancen al mercado. Aprovechando las sinergias con la alianza Renault-Nissan el primer coche eléctrico de Dacia llegará a las calles, pero ésto podría necesitar como poco de 2 a 3 años. El principal reto de Dacia es el mismo que sufren todos los fabricantes, que no es otro que el elevado coste de las baterías, un hándicap que en el caso de la firma rumana es aún más complejo de salvar dado el objetivo de fabricar un coche a precio muy competitivo.

Incluso desde la propia Dacia no han descartado la posibilidad de emplear la plataforma del ZOE para fabricar su coche eléctrico, pero una vez más son los costes el principal obstáculo a salvar. La llegada del Renautl City K-ZE a Europa bajo el sello de Dacia sería, sin lugar a dudas, la maniobra más lógica. Aún así traer este modelo de fabricación china a Europa requiere de una profunda revisión para alcanzar los mínimos requirimientos que se exigen en el viejo continente, necesitando muy especialmente una revisión en tanto a sistemas de seguridad y equipamiento.