Los trabajadores por cuenta ajena reciben cada mes su nómina. En la nómina se indica el dinero líquido total a percibir por su trabajo, es decir, el sueldo, por los servicios prestados a la empresa.

Para llegar al resultado final, al montante de dinero que recibirá el trabajador, se calculan una serie conceptos que muchas personas no conocen.

Por eso compartimos esta guía definitiva para entender la nómina, para que puedas entender qué significan todos los epígrafes de esta, las ganancias (también llamada devengos -salario base y complementos- y las deducciones (como el IRPF, las contingencias comunes o el desempleo).

Guía definitiva para entender una nómina

Analizamos los puntos clave de una nómina, todos los conceptos que aparecen para que no te quede ninguna duda.

Partes de una nómina

El modelo oficial de una nómina consta de las siguientes partes:

  • Encabezado: datos identificativos de la empresa y el trabajado.
  • Periodo de liquidación.
  • Devengos
  • Percepciones salariales
  • Percepciones no salariales
  • Deducciones
  • Aportaciones del trabajador a las cotizaciones a la Seguridad Social
  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
  • Anticipos
  • Valor de los productos recibidos en especie
  • Otras deducciones
  • Líquido a percibir
  • Bloque de firmas y sellos

Qué es el salario bruto

La retribución o salario bruto es la suma total de todos los conceptos que hay que abonar al trabajador, pero que está sujeto a las retenciones fiscales que deben ser descontadas, obteniendo como resultado el salario neto.

Por lo tanto, el sueldo bruto es la suma de todos los importes que percibe un trabajador: el salario base más los complementos salariales tales como la antigüedad, horas extraordinarias, nocturnidad, residencia, mejoras, toxicidad, etc.

En algunas nóminas aparece como el total del apartado de devengos y en otras sí lo denominan como "total devengado". Pero es importante comprender que esta no es la cantidad de dinero que el trabajador recibirá en su cuenta. A esa cantidad hay que restarle los descuentos de la nómina, que son, por un lado, la aportación a la Seguridad Social y, por otro lado, el Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para obtener el salario o sueldo neto.

Percepciones salariales

Dado que cada empresa tiene un convenio colectivo particular, los complementos que aparecen en las nóminas dentro del apartado de percepciones salariales varían de unas a otras. No obstante, las nóminas tienen en común conceptos como:

1. Salario Base: el pago mensual mínimo a realizar a un trabajador de acuerdo con su categoría laboral.

2. Complementos: cantidades adicionales que complementan al salario base en el caso de cumplirse determinados requisitos de productividad (cumplimiento de horario, trabajos nocturnos, antigüedad, horas extra estructurales o de fuerza mayor, salario en especie, incentivos o días festivos trabajados, etc.).

3. Parte proporcional de paga extra: todos los convenios colectivos regulan el pago de una o varias pagas extras. Normalmente la empresa puede abonar entre dos y cuatro anuales, aunque puede darse el caso de que la paga extra se encuentre prorrateada. Te dejamos este artículo sobre cómo calcular la paga extra de verano que te puede ser de ayuda.

Retribuciones no salariales

Estos bienes y/o servicios pueden representar un máximo de un 30% del total de la nómina. En esta parte de la nómina aparecen conceptos como las prestaciones, indemnizaciones o suplidos que ni cotizan en la seguridad social ni se pueden deducir en el IRPF.

Algunas de estas retribuciones pueden ser:

  • Dietas
  • Gastos de material
  • Gastos de transporte
  • Mejoras voluntarias por parte del empresario
  • Descuentos en la nómina

En la nómina aparecen dos tipos de descuentos diferentes: los que son obligatorios por ley y los que se aplican por diferentes normativas cuando sea el caso. En el caso de los descuentos por ley, existen dos grupos de deducciones diferentes:

1. Seguridad Social: el porcentaje se paga función de la base de cotización del trabajador, pero nunca debería superar el 6,7% de la misma. Con esa cantidad de dinero que se le retiene al trabajador se incluye el pago de:

- Cotización por las contingencias comunes (es el porcentaje más elevado y se destina al pago de pensiones y otras prestaciones dentro de la propia Seguridad Social).

- Cotización por desempleo.

- Formación profesional y otros porcentajes que se destinan a los programas formativos y reciclaje de los trabajadores.

- Horas extraordinarias. Se calcula el 2% sobre el importe total por las horas extraordinarias de fuerza mayor y el 4,7% sobre el importe total de las horas extra estructurales y no estructurales o voluntarias.

2. IRPF: se trata de un adelanto de lo que corresponde contribuir a este impuesto en la Declaración de la Renta, en la que se concretará la cifra exacta. Este porcentaje es diferente para cada empleado, se calcula aplicando la normativa al efecto sobre el impuesto de la renta, pudiendo estar comprendido entre el 0% y el 47%. En 2021 la tabla de retenciones se actualizó e incluyó un nuevo tramo para las rentas de más de 300.000 euros (47%). En este artículo que enlazamos puedes leer más sobre qué porcentaje de IRPF te corresponde en 2022.

Cuánto se paga de IRPF depende de una serie de factores. Para realizar su cálculo, es necesario conocer el sueldo bruto anual del que se obtiene el salario, el tipo de retención aplicable (asignada por la Agencia Tributaria) y las circunstancias del empleado, las cuales deben reflejarse en el modelo 145 e incluyen:

- Situación familiar (casado, soltero, viudo).

- Número de hijos o de personas dependientes a su cargo (si hay). En el primer caso, solo contabiliza el 50%, salvo casos especiales en los que corresponda el 100%.

- Discapacidades.

¿Qué es el salario neto?

El salario o sueldo neto es la cantidad de dinero líquido a percibir en el periodo liquidado. Una vez conocida la suma de todos los devengos y las deducciones, tendrás la cifra exacta de lo que la empresa ingresará en tu cuenta.

La nómina es un derecho del trabajador

Según el artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores, la liquidación y el pago del salario se harán puntual y documentalmente en la fecha y lugar convenidos y "la documentación del salario se realizará mediante la entrega al trabajador de un recibo individual y justificativo del pago de este". Es decir, no entregar la nómina o hacerlo de manera incorrecta está sancionado. Según el Blog del BBVA. La Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social establece que:

1. No entregar puntualmente el recibo de salarios al empleado constituye una infracción administrativa leve, sancionada con una multa de entre 60 y 625 euros.

2. No reflejar de manera correcta en la nómina las cantidades realmente abonadas al trabajador constituye una infracción administrativa grave, sancionada con una multa de entre 626 a 6.250 euros.

3. No utilizar el modelo de recibo de salarios oficial que resulte aplicable constituye una infracción administrativa leve, con una multa de entre 60 y 625 euros.

En caso de que, una vez reclamadas, no recibas las nóminas puedes solicitarlas judicialmente por escrito.