El Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es uno de los impuestos que responden al principio que establece la Constitución española de que todos los españoles han de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos.

Es un impuesto progresivo en el que los que más dinero perciben más impuesto pagan. Hacienda establece una serie de porcentajes para poder calcular cuánto se paga en función de la renta, el tipo de trabajo, discapacidades o la situación familiar. Y tú, ¿sabes el porcentaje de IRPF que te corresponde?

Lo más habitual es que, en el caso de los trabajadores por cuenta ajena, sea su empresa la que se encarga de retener cada mes parte de su salario. Esta retención no es más que un adelanto del pago que el empleado tendrá que realizar a la Agencia Tributaria como de la declaración de la renta anual. Aquí os explicamos cómo viene toda esta información reflejada en la nómina.

Si la empresa retiene al trabajador una cantidad superior de lo que debía, la Renta le saldrá a devolver. En cambio, si la cantidad que le han retenido mes a mes es inferior de lo que debe pagar, la declaración le saldrá a pagar.

El caso de los trabajadores autónomos es diferente porque son ellos quienes hacen el pago del IRPF en declaraciones trimestrales.

Los salarios hasta 14.000 euros anuales están exentos de pagar IRPF.

Qué porcentaje de IRPF te corresponde

Para hacer el cálculo del IRPF se tiene en cuenta:

1. El sueldo bruto anual

2. El tipo impositivo aplicable

3. Las circunstancias personales y familiares. Los trabajadores informan a la empresa acerca de esto mediante el modelo 145. Cada año pueden informar de si ha habido cambios en su unidad familiar o si se han producido variaciones en el salario de su pareja.

Para conocer el tipo de retención de IRPF que se va a aplicar sobre la renta, lo primero de lo que hay que hacer es: a las retribuciones por parte de la empresa quitarle las deducciones por gastos de alimentación y vivienda y las deducciones por rendimiento del trabajo y los descuentos a la Seguridad Social.

Base de retención general

Por otro lado, al salario neto del trabajador se le debe deducir la llamada base de retención, que es una cantidad según su situación laboral.

1. Desempleados reincorporados con movilidad geográfica: 100%

2. Incremento discapacidad entre 33% y 65%: 3.000 euros

3. Incremento discapacidad entre 65% y movilidad reducida: 9.000 euros

4. Pensionistas: 600 euros

5. Perceptores con más de dos descendientes: 600 euros

6. Perceptores de prestaciones y subsidios de desempleo: 1.200 euros

7. Pensión compensatoria por decisión judicial: el importe fijado por el juez.

Tras la base de retención general, hay que aplicar las retenciones en función de los tipos de IRPF:

Tipos de IRPF

Hasta 12.450 euros 19,0%

De 12.450 euros a 19.999 euros 24,0%

De 20.200 euros a 35.199 euros 30,0%

De 35.200 euros a 59.999 euros 37,0%

De 60.000 euros a 299.999 euros 45,0%

A partir de 300.000 euros 47,0%

Cómo es el IRPF de un autónomo

Los profesionales por cuenta propia o autónomos aplican un IRPF del 15% a los ingresos que obtienen por su actividad. En el caso de que estén en los dos primeros años de actividad, este porcentaje es del 7%.

El IRPF se puede tributar de tres maneras distintas: estimación directa simplificada, estimación directa normal y estimación objetiva (también conocida como módulos). Y en función de la actividad profesional del autónomo y dentro de unos límites, es posible elegir una u otra.

1. Estimación directa simplificada: modalidad disponible para aquellas actividades económicas cuyo importe neto de cifra de negocios no supere los 600.000 euros en el año anterior. Se aplica la normativa del impuesto de sociedades aunque con excepciones. El rendimiento será igual a los ingresos menos los gastos (entendiéndolos como gastos deducibles).

2. Estimación Directa Normal: se aplica a los autónomos cuyo importe de su cifra de negocio de la actividad económica del año anterior sea superior a los 600.000 euros.

3. Estimación objetiva: se tributa según una previsión del rendimiento económico y no por los beneficios reales. Esta previsión se basa en unos parámetros objetivos fijados por el Ministerio de Hacienda y solo puede aplicarse a algunas actividades debido a que es una modalidad en la que históricamente ha habido mucho fraude.

Las retenciones de IRPF se deben liquidar cada trimestre, mediante el modelo 130, en el caso de tributar en el régimen de estimación directa o mediante el modelo 131 si tributas por el régimen de estimación objetiva o módulos.

Cómo calcular las retenciones del IRPF de los autónomos

Para calcular el tipo de retención del IRPF hay que:

1. Sumar todos los ingresos brutos del año para tener la base imponible.

2. A esa base imponible, restarle los gastos deducibles (hasta 2.000 euros año).

3. Aplicar las deducciones que correspondan a la situación personal.

4. El resultado será tu base liquidable. A esta cantidad hay que aplicar la cuota de retención que corresponda a cada tramo.

Calculadora: cuánto me tienen que retener en 2022

Para conocer exactamente la retención que la empresa debe hacerte, existen varias herramientas online. La página oficial de la Agencia Tributaria tiene su propia herramienta[[LINK:EXTERNO||| https://www2.agenciatributaria.gob.es/wlpl/PRET-R200/R220/index.zul||| ]]que permite calcular cuál sería el tipo de retención aplicable (porcentaje) y el importe final (en euros).

Hay que rellenar cuatro apartados (datos personales, antecedentes y descendientes, datos económicos y datos regularización). Según se avanza en cada pantalla, se van señalando en verde las distintas casillas. Al final hay que hacer clic en Resultados para ver el tipo que se debería estar aplicando para cumplir con Hacienda y cuánto supone en euros