Por suerte, son pocas las enfermedades y plagas que afectan a las hortensias. La mayoría de sus problemas de salud suelen ser más bien estéticos y, con algo de atención y cuidados, es fácil darles solución sin comprometer la planta.

En otro artículo anterior os contamos cómo cultivar hortensias. Os dimos una guía de cuidados para que pudierais triunfar con estas preciosas. Y también os explicamos algo esencial: cómo podar las hortensias, lo cual es necesario una vez al año.

Vamos a empezar por hablar de los hongos. Hay diferentes tipos de hongos que pueden afectar a las hortensias. Hay que prestar atención a las hojas, pero no solo al dorso sino también al reverso, donde algunas de las variedades se instalan preferentemente. Citaremos algunos de los tipos más comunes en estas plantas.

Hongos que suelen afectar a las hortensias

  1. Hongos en las hojas:

    - Oídio (Oidium hortensiae). Aparece típicamente en las hojas de la hortensia, su presencia también puede reducir bastante el tamaño y la belleza de sus flores, pero no es mortal. Está provocado por el patógeno Erysiphe polygoni. Provoca crecimientos blancos y algodonosos y a veces manchas violáceas en la parte superior de las hojas.

    - Enfermedad de las manchas foliares. Cercospora, causada por el hongo patógeno Cercospora hydrangeae, produce manchas de color bronceado que están bordeadas por halos rojizos. La infección puede reducirse minimizando la humedad de las hojas. Si es necesario, se pueden aplicar fungicidas protectores antes de la infección. Esto puede ser conveniente para las hortensias que tuvieron muchas manchas en las hojas el año anterior y antes del tiempo húmedo. Además, la eliminación de las hojas infectadas durante o al final de la temporada puede ayudar a reducir el inóculo la temporada siguiente. Rara vez es mortal, pero puede estropear la belleza de este arbusto.

    Cómo luchar contra estos hongos que afectan a las hortensias: tan pronto como las plantas muestren síntomas de oídio hay que aplicar un fungicida que contenga tiofanato-metilo. Por su parte, para tratar la mancha foliar por Cercospora, lo más eficaz es utilizar un fungicida que contenga mancozeb o clorotalonil.

  2. Hongos en las flores:

    - Moho gris. Botrytis cinerea. Se trata de una de las enfermedades más destructivas de las plantas, el moho gris puede atacar las hojas y los tallos, pero su principal objetivo en las hortensias son las flores. En planta afectada, los pétalos que se volverán marrones antes de caer prematuramente. También puede ocurrir que los botones florales que estén tan infectados que no se abran en absoluto.

    Para luchar contra este el moho gris en las hortensias se aconseja espaciar las plantas para que el aire circule libremente alrededor de ellas, eliminar los restos caídos alrededor de las plantas y aplicar un fungicida que contenga mancozeb o clorotalonil.

  3. Hongos en las raíces

    Las podredumbres de las raíces, causadas principalmente por patógenos de las especies Pythium y Phytophthora, son enfermedades fúngicas de las hortensias que favorecen una mala gestión del agua y unas prácticas de plantación inadecuadas.

    El mal drenaje de los suelos, el riego excesivo y el enterramiento de la copa de la hortensia al plantar el arbusto pueden contribuir a las podredumbres de las raíces. Un síntoma común en la superficie son las hojas amarillas y marchitas, que dan la falsa impresión de que las plantas necesitan más agua cuando, en realidad, pueden estar sufriendo un exceso de agua en las raíces. Incorporar corteza de pino envejecida en una proporción del 20% en el suelo o en las mezclas para proporcionar cierto control contra estas enfermedades. Los fungicidas que contienen cobre también ayudan a proteger las partes aéreas.

    La podredumbre de la raíz (Armillaria spp.) puede aparecer en las plantaciones de jardinería, especialmente en la hortensia de hoja de roble (H. quercifolia). Las plantas estresadas por la sequía u otros factores son las más susceptibles. Los síntomas aparecen primero como un marchitamiento en uno o más brotes. El riego no devolverá las hojas a su estado normal. En pocas semanas, los brotes restantes se marchitan y la hortensia muere.

    Otra podredumbre de la raíz, causada por Phytophthora nicotian, se ve favorecida por los suelos mal drenados. Los síntomas son similares a los causados por Armillaria sp. Hay que evitar plantar hortensias en zonas donde se produzcan inundaciones.

Roya y otras enfermedades

Otras enfermedades que pueden afectar a la hortensia son la roya de las ampollas (Pucciniastrum hydrangea), la marchitez bacteriana (Pseudomonas solanacearum), los virus y la virescencia (causada por un fitoplasma).

El hongo de la roya de las ampollas produce masas de esporas anaranjadas en el envés de las hojas. La bacteria P. solanacearum puede provocar el marchitamiento de las hojas jóvenes y de las flores, sobre todo después de lluvias intensas en épocas de calor. Los síntomas de los virus incluyen el moteado de las hojas, manchas, patrones de anillos o líneas, ruptura del color de las flores y distorsión. La virescencia se caracteriza por la presencia de flores verdes y atrofiadas o de brotes con hojas que crecen a partir de las partes de la flor.

Plagas que afectan a las flores

  1. Las arañas rojas: prosperan en condiciones de calor y sequedad. Para tratar una infestación de arañas rojas, puedes utilizar insecticidas específicos, naturales o no, como el aceite de neem y el pelitre.
  2. La cochinilla: es una de las plagas más comunes en la hortensia. Puede identificarse mejor por sus racimos de huevos blancos en los tallos. Hay que utilizar un producto para el control de insectos si queremos acabar con ellas
  3. Babosas: tienen predilección por las hortensias jóvenes. Suelen dejar unas marcas irregulares en los bordes de las hojas que son muy característicos. Pero para asegurarte del todo, haz de detective y sal una noche a buscarlas. Existen trampas para babosas que puedes poner alrededor de las plantas.
  4. Pulgones: se trata de unos pequeños bichos negros o verdes que se ponen en las hojas. Los tratamientos incluyen rociarlas con una manguera o rociar con un producto especial para tratar este problema.
  5. Escarabajos: estos insectos famosos por comer pétalos y hojas suelen deleitarse con las hortensias. Te tocará buscarlos o comprar un producto especial para alejarlos.
  6. Gusano de la fruta: sabrás que están afectando a tus hortensias porque verás agujeros. Mira en el envés de las hojas en busca de este insecto parecido a una oruga. Comprueba además si hay huevos sobre las hojas y quítalos.