Viajestic » Escapadas

Al rico helado artesano... ¡y en Palma!

5 heladerías artesanas de Palma que no te puedes perder

Los helados son al verano lo que los jerseys de lana al invierno, un imprescindible, eso sí, no helados cualesquiera, de los ricos, sanos y, por qué no, creativos; nos referimos a los helados artesanos; si tienes Palma por destino, atento, porque vamos a contarte donde degustar los mejores de la ciudad.

Gelats Paco, Palma

Imagen cortesía de Turismo de Palma Gelats Paco, Palma

Publicidad

5 son las heladerías de Palma que vamos a recomendarte y lo hacemos por varias razones: por la elaboración de sus ricos helados, siempre artesanal, y también por la creatividad de sus prepuestas porque no se limitan a la tarrina de chocolate o el cucurucho de fresa y nata sino que se atreven a innovar incluyendo ingredientes tan impensables en un helado, y tan mallorquines por otra parte, como la ensaimada; además, estas heladerías mallorquinas son un must no solo porque lo digamos nosotros, sino que han recibido incluso reconocimientos internacionales por la calidad de sus helados ¿listo para recorrerlas? aquí van.

Gelats Paco

Esta heladería lleva haciendo las delicias de locales y turistas desde mediados del sigo pasado, su origen hay que buscarlo en Alicante, tierra de helados artesanos por excelencia, porque fue un matrimonio procedente de esa región quien fundó Gelats Paco, una heladería que sigue enamorando por la boca dulce a quien prueba cualquiera de sus más de 50 sabores (lo difícil será elegir solo uno...). ¿Te atreves a ser creativo también tú? prueba entonces el helado de natillas con ensaimada o el de queso fresco con naranjas, el de manzana verde o el de tarta sacher.

Ca'n Juan de s'Aigo

Es una de las visitas gastronómicas obligadas de Palma desde hace siglos (su origen hay que buscarlo allá por el año 1700, es, de hecho, el café más antiguo de la ciudad); esta heladería es también famosa por ser la favorita de muchas de las celebrities que visitan Palma, incluyendo entre ellas a la Reina Emérita Doña Sofía; ¿qué sabor elegir? los más famosos de esta heladería son los de avellana o fresa, también el de almendra.

Helados Artesanos Ca'n Joan de s'Aigo | Imagen cortesía de Turismo de Palma

Ca'n Miguel

Esta es otra de las heladerías históricas de Palma aunque su historia es un poco más breve que la de las dos anteriores, nos deleita con sus ricos helados desde los años 70 del siglo pasado; nos ofrecen más de 100 sabores, todos preparados con leche fresca de granja y frutas locales entre otros ingredientes; si eres de los que se atreven a probar cosas nuevas no puedes perderte sus helados de hierbas aromáticas como la menta, el romero o la Albahaca (todas infusionadas, claro) y si amas el chocolate por encima de todas las cosas, atento a la creativa variedad de helados de chocolate de esta heladería (a la pimienta, jamaicano, con parmesano...).

Iceberg

No se trata de una heladería sino de una cadena de heladerías que cuenta con varios locales en Palma, claro que no se trata de una franquicia cualquiera sino de una que elabora todos sus helados con leche y cremas frescas de vacas felices y con frutas maduradas al sol, en su caso no solo hay que hablar de helados de elaboración artesanal sino también de producción ecológica; es una de las heladerías más premiadas no solo de Palma sino también de España a nivel internacional y su maestro heladero, Carlos Enríquez, ocupa el puesto 47 en el ranking mundial de heladeros artesanos. ¿Sabores recomendados en Iceberg? el sorbete de naranjas de Sóller, hierbabuena y cardamomo ¿por qué? porque en 2014 fue elegido como el cuarto mejor helado del mundo.

Rivareno Gelato | Imagen cortesía de Turismo de Palma

Rivareno

Helados italianos en Palma, ricos gelatos para refresar el verano Mediterráneo, eso nos ofrece Rivareno. Los gelatos de Rivareno tienen como particularidad el hecho de que todos ellos cuentan con un porcentaje superior al 55% en frutas, lo que les da un extra de sabor e incluso de cremosidad. El de panna cota es de pecado y el chocolate blanco, avellana y nata con capas de crema de gianduia para no perdérselo.