Betanzos debe parte de su popularidad a la famosa tortilla de patata que allí se hace. Pero en este pueblo no solo encontraremos una tortilla deliciosa, sino también ese maravilloso parque, que fue pionero en muchos aspectos.

En 1893 comienzan las obras de construcción de este espacio tan especial. La persona detrás de este proyecto fue Juan García Naveira, natural de Betanzos y que tras hacer riqueza en Argentina y haber visitado numerosos países, decide construir un parque enciclopédico público en su pueblo natal. La inauguración se celebró en 1914, no obstante, seguiría siendo remodelado y ampliado años más tardes.

Boca de Hades | Foto de leoplus. Fuente Wikimedia

En su época más esplendorosa el Pasatempo ocupaba una extensión cuatro veces más grande de la que ocupa hoy en día. Para acceder al parque había que pasar por la Casa Taquilla, y una vez dentro se llegaba a una gran verja como la que se encuentra en el palacio de Versalles. La puerta estaba custodiada por dos inmensos leones, los cuales eran una copia de los que se encuentra en la entrada a la tumba de papa Clemente XIII en la Ciudad del Vaticano. Desafortunadamente, estos leones ya no están en el parque, sino que se encuentran en la Santa Cueva de Covadonga en Asturias.

Parque do Pasatempo fue una idea muy novedosa y se considera que fue uno de los precursores de los actuales parques temáticos. Con la salvedad de que éste tenía una vertiente más pedagógica. Ocupada un total de nueve hectáreas en las que había un amplio jardín de recreo, con vegetación muy variada, numerosos estanques y paseos. Además, el terreno tenía la suerte de contar con terrazas que ascendían por la falda del monte. Estaban repletas de estatuas, relieves y construcciones cuya finalidad era recrear lugares y hechos procedentes de todas partes del mundo. De esta forma nace lo que se denominó como un parque enciclopédico, que Juan García Naveira había querido poner al servicio de la ilustración y culturización de sus paisanos en Betanzos.

Estanque del Retiro | Foto de leoplus. Fuente Wikipedia

El Parque do Pasatempo alcanzó tal relevancia que aparecía en las guías de viaje de la época. Su benefactor, Juan García Naveira, quiso que para su construcción se empleasen materiales novedosos, y que el parque adoptase una estética entre modernista y romántica. El apelativo enciclopédico viene porque se incluyeron numerosos elementos que hacían referencia a la cultura universal. Si Juan no hubiera sido un viajero nato, este parque no hubiera podido existir.

En este increíble espacio didáctico no faltaba detalles, pues había grutas prehistóricas con dinosaurios. También estaba el Estanque del retiro cuyas paredes estaban decoradas con conchas. O los numerosos relieves que representaban desde un buzo o una maquinaria de tren hasta la pirámide de Keops, la muralla china o el Canal de Panamá. Era una auténtica ventana al mundo y a lo que estaba ocurriendo en ese tiempo. Por ello Juan García Naveira no veía el momento de dejar de añadir nuevos elementos.

Gruta no Parque do Pasatempo de Betanzos | Foto de leoplus. Fuente Wikimedia Commons

Si tenéis pensado viajar a Galicia, el Parque do Pasatempo es una parada más que obligatoria.