A tan solo 10 kilómetros de Estambul se está llevando a cabo un proyecto único, Parkoman, un parque público y área forestal protegida que tendrá una extensión de 
1,480,000 M². Se puso en marcha en 2013, y actualmente siguen trabajando en él, pues se quiere otorgar a la ciudad de un parque que fomenta el amor incondicional por la naturaleza.

En Dror, el estudio de arquitectos encargados de hacer realidad este sueño, quieren que los futuros visitantes de este parque disfruten de una experiencia profunda a través de la preservación del bosque frondoso, y cuidando cada árbol en su lugar, según lo ordena la ciudad.

Fuente | Imagen cortesía de Studio Dror

Parkoman no va a ser solo un jardín donde pasear o jugar, va a ser un sistema vivo compuesto por lugares que los visitantes podrán explorar y dibujar su propia experiencia. En el más de millón de metros cuadrados que tendrá Parkoman, se diferenciarán cinco zonas principales, y cada una de ellas tendrá sus rasgos distintivos.

La Plaza, ubicada a la entrada del parque presentará la naturaleza como un lugar para vivir una experiencia colectiva. La interacción y el juego se van fomentar mediante los columpios y las hamacas se balancean sobre el lecho del bosque, esta zona se denomina The Loop.

Sendero | Imagen cortesía de Studio Dror

Otra de las zonas es The Pool (la piscina) que está formada por pozos de bolas gigantes, inspirados en los mercados de especias turcas, ¿te atreverías a bucear en esta piscina? Una de las zonas más impresionantes será The Chords, que es un sendero flotante que se eleva desde el suelo, gira en torno a los troncos de los árboles y se eleva hasta las copas de los árboles.

The Grove, se refiere al sendero en forma de laberinto repleto esculturas que se relacionan con el paisaje y estimulan la exploración. Y para coronar esta magnífica experiencia se instalará The Fountain of Clarity, un marco en forma de cubo del que saldrá agua por sus cuatro lados, y se abrirá a través de un pistón hidráulico para envolver a los visitantes.

Parkoman | Imagen cortesía de Studio Dror

En este arque podremos sentarnos o tumbarnos sobre el césped, salir a correr o simplemente dar un paseo. Pero, desde luego que ofrece muchísimo más, una vivencia realmente envolvente y única. La ciudad de Estambul será a envidia de todas las ciudades.