El estilo gótico nace en Francia en el siglo XII, pero no tarda en llegar a España y extenderse por sus diferentes regiones. En un principio, este movimiento era muy leal al modelo francés. No obstante, con el paso del tiempo, su mezcla con el arte románico y, posteriormente, el mudéjar, ha hecho que las construcciones góticas españolas posean unas características únicas en el mundo.

España cuenta con un gran número de construcciones góticas muy singulares de una significativa riqueza monumental. Las más destacables son las catedrales, cuyas impresionantes dimensiones y delicados ornamentos hacen de estas construcciones un claro ejemplo del amplio patrimonio arquitectónico del país.

1. Catedral de Santa María de Burgos

La catedral de Burgos, dedicada a la Virgen, comenzó su construcción en el año 1221 al estilo francés. De hecho, se considera que este majestuoso templo fue inspirado en la Catedral de Reims, ya que las fachadas guardan una gran semejanza.

Tuvo importantes modificaciones entre los siglos XV y XVI. Entre ellas destacan las agujas de la fachada principal, la capilla del Condestable y el cimborrio del crucero, elementos que pertenecen al gótico flamígero o tardío, que dotan a la catedral de su inconfundible perfil.

Este edificio fue declarado Monumento Nacional en 1885 y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco el 31 de octubre de 1984.

Catedral de Burgos | Imgen cortesía de Turismo de Burgos

2. Catedral de Santa María y San Julián de Cuenca

La Catedral de Cuenca, cuya construcción se inició en el año 1177, está considerada la primera catedral gótica de Castilla junto a la de Ávila. En ese momento, el románico era el estilo arquitectónico predominante. Por este motivo, el edificio posee unas características singulares, ya que en él pueden verse signos del gótico más primitivo con una clara influencia normanda por la corte del rey Alfonso VIII.

Las catedrales francesas de Soisson, Laon y la mismísima Notre Dame de París, comparten ciertas similitudes con el templo de Cuenca.

Catedral de Cuenca | Pixabay

3. Catedral de Santa María de Toledo

La Catedral de Toledo está considerada por muchos como la máxima expresión del gótico en España. Comenzó a edificarse en 1226, durante el reinado de Fernando III el Santo y sus cúpulas se cerraron 1493, en tiempos de los Reyes Católicos.

Esta catedral consta de cinco naves, crucero y doble girola con la anomalía de que las naves externas son algo más anchas que las otras. La parte más antigua conserva sus triforios originales. No obstante, durante la época del gótico, estos fueron sustituidos por grandes ventanales. Los que se conservan a día de hoy tienen una clara influencia mudéjar.

Catedral de Santa María de Toledo | Flickr

4. Catedral de Ávila

Esta catedral es una de las primeras góticas que se construyeron en España, por lo que en ella pueden apreciarse claras influencias del estilo francés más primigenio. Comparte un gran parecido con la Basílica de Saint-Denis, la primera iglesia gótica.

No se sabe la fecha exacta del inicio de su construcción, pero la mayoría de los historiadores la datan en el siglo XII a manos del maestro Fruchel. Las obras terminarían en el siglo XVI.

Catedral de Ávila | turismoavila

5. Catedral de León

La catedral de León comenzó su construcción en el siglo XII con una fuerte influencia francesa y es uno de los templos que mejor reflejan la pureza y unidad del estilo gótico.

Las paredes de este maravillosa catedral albergan una de las colecciones de vidrieras más grandes del mundo. En concreto, la colección cuenta con 737 piezas con una superficie de 1765 metros cuadrados fabricadas entre los siglo XIII y XX.

Catedral de León | Flickr

6. Santa Iglesia Basílica Catedral Metropolitana de San Salvador de Oviedo

La catedral de Oviedo comenzó a edificarse en el siglo XIII sobre el emplazamiento del anterior conjunto catedralicio prerrománico, que data del siglo IX. Algunos de sus edificios han sobrevivido, por lo que en este templo podemos encontrarnos estructuras góticas, prerromáticas, renacentistas y barrocas. Su construcción se prolongó hasta el siglo XVII.

La Cámara Santa, del siglo IX, es Patrimonio de la Humanidad y en ella se guardan un gran número de joyas, como las cruces de la Victoria y de los Ángeles, símbolos de Asturias y de la ciudad de Oviedo, o la Caja de las Ágatas y el Arca Santa, que contiene un gran número de reliquias entre las que se encuentra el Santo Sudario.

Santa Iglesia Basílica Catedral Metropolitana de San Salvador de Oviedo | Flickr

7. Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla

La catedral de Sevilla es la construcción gótica con mayor superficie del mundo. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987, junto a los Reales Alcázares y al Archivo de Indias y, el 25 de julio de 2010, Bien de Valor Universal Excepcional.

Pero este edificio, cuya construcción comenzó en el siglo XV, no es solo impresionante por sus dimensiones. Los diferentes estilos arquitectónicos que se mezclaron para alzar este imponente templo lo convierten en un monumento único.

Su campanario, la Giralda, es el símbolo de Sevilla. Posee una altura de 104 metros, lo que la hace visible desde casi cualquier punto de la ciudad. Lo más característico de esta torre es que fue construida a semejanza del alminar de la mezquita de Kutubia, en Marruecos, pero su parte superior es de estilo renacentista.

Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla | Flickr

8. Catedral de Santa María de Girona

La catedral de Santa María de Girona, construída en el punto más alto de la ciudad, comenzó su edificación en el siglo XI, al estilo románico. No obstante, en el siglo XIII se continuó con el gótico. Actualmente solo se conservan del periodo románico el claustro y la torre.

El templo posee la nave gótica más ancha del mundo, con 22,98 metros de longitud.

Catedral de Santa María de Girona | Flickr

9. Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y de San Frutos de Segovia

La catedral de Segovia, conocida como la Dama de las Catedrales, por su majestuosidad y elegancia, fue construida entre los siglos XVI y XVIII al estilo gótico con rasgos renacentistas. Y es que, este edificio es uno de los góticos más tardíos de Europa, donde ya se extendía la arquitectura del Renacimiento.

Algunos de sus elementos más notables son las hermosas ventanas de tracería calada, así como sus vidrieras policromadas.

Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y de San Frutos de Segovia | Wikipedia

10. Catedral Metropolitana de Santa María de la Real de Pamplona

Esta catedral es el complejo catedralicio más completo que se conserva en España. Además de la iglesia, el claustro y las sacristías, conserva el refectorio, la cillería, la sala capitular y el dormitorio, ligados a la vida del cabildo a lo largo de los siglos en este edificio.

Su claustro está considerado una maravilla del gótico europeo y el mejor del siglo XIV y su fachada neoclásica es una de las obras más puras y representativas de este estilo en nuestro país.

Catedral Metropolitana de Santa María de la Real de Pamplona | Pixabay