España

España

Cataratas Victoria "el humo que truena"

Una maravilla natural que comparten Zambia y Zimbabue

Las Cataratas Victoria impactan por su imponente belleza y su grandeza en el río Zambeze, en la frontera entre Zambia y Zimbabue. Una maravilla de la naturaleza que David Livingstone descubrió para occidente el 16 de noviembre de 1855. La tribu Kololo que vivía en la zona en 1800 las describió como "Mosi-oa-Tunya"o "El humo que truena". Y es que Victoria Falls es la mayor cortina de agua que cae en el mundo. Las columnas de vapor que forma la fuerza del agua se pueden ver desde kilómetros de distancia ya que, en plena temporada de lluvias, más de quinientos millones de metros cúbicos de agua por minuto caen en picado sobre el borde, en una anchura de casi dos kilómetros formando un barranco de más de cien metros. El río Zambeze, nace en las montañas de Zambia y desemboca en el Canal de Mozambique, sobre las aguas del Océano Indico El amplio acantilado de basalto, transforma el Zambeze. El plácido río se convierte en un torrente atroz cortado por una serie de gargantas espectaculares. Y frente a las cataratas otra gran pared de basalto, que se levanta a la misma altura coronada por selva empapada. Un camino a lo largo del borde del bosque te ofrece la posibilidad de enfrentarte a la tremenda pulverización del agua. Prepárate para mojarte y para unas vistas únicas sobre las Cataratas Victoria. Desde el Knife-edge Bridge tendrás la mejor vista de la catarata del Este y de las cataratas principales, así como, desde el Boiling Pot, donde el río se vuelve y se dirige hacia abajo a Batoka Gorge. También desde Knife-edge Bridge o puente Filo de Cuchillo, un estrecho puente de hierro que se construyó en 1900. Otros puntos de vista los obtendrás desde Falls Brigge o Lookout Tree. Las admires por donde las admires acabarás mojado, así que no olvides tu chubasquero. Y para los más valientes, Devils Pool, una piscina natural para bañarse justo en el borde de las cataratas Victoria en la llamada Livingstone Island en el lado de Zambia. Solo es posible hacerlo de septiembre a diciembre, cuando el caudal de agua es el idóneo. Desde esta piscina podrás ver y sentir sus salvajes aguas, un espectáculo no apto para todos los públicos, hay que tener cuidado porque están en el borde mismo del precipio. Si padeces de vértigo ni te acerques. A las Cataratas Victoria se puede llegar por Zambia, desde la ciudad de Livingstone, viajando hacia el sur por la carretera Mosi-oa-Tunya. Justo antes de la frontera, hay un desvío a la derecha que conduce a una zona de aparcamiento. Las cataratas son accesibles desde este punto. Si vienes desde Zimbabue hay que cruzar la frontera de Zambia en la ciudad de Victoria Falls. Las cataratas Victoria son un fantástico destino durante todo el año. Debido a su ubicación en el norte del Ýfrica meridional, goza de inviernos templados. El invierno se extiende de mayo a septiembre u octubre, y coincide con nuestro periodo vacacional. En esta época los días son generalmente secos y soleados, con una temperatura de unos 20°C que puede caer hasta los 5ºC por la noche. No esperes poder darte un baño a menos que seas poco friolero. El invierno, que coincide con nuestro verano, es un momento magnífico para el avistamiento de animales en la zona de las cataratas. La falta de lluvia hace que los animales se vean forzados a congregarse alrededor del agua y grandes manadas de elefantes y búfalos se acercan al río Zambeze para beber. Si buscas una ración de adrenalina, las Cataratas Victoria te la van a proporcionar. Durante todo el año hay actividades de aventura, rafting, puenting, cruceros por el río, caminar con leones, safaris en elefante o vuelos en helicóptero. La mayoría de estas actividades y excursiones son más baratas en Zimbabue que en Zambia. Otra opción es visitar los parques nacionales cercanos. El Parque Nacional de las Cataratas Victoria, el Parque Nacional Mosi-oa-Tunya y el Parque Nacional Hwange, para vivir Ýfrica en todo su esplendor. Todo depende de lo que busques. El tamaño de las cataratas Victoria es casi el doble que el de las cataratas del Niágara, y solo rivalizan con las cataratas del Iguazú en Sudamérica. Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1989, son una de las bellezas más imponentes que la naturaleza nos ofrece. Un destino ideal en cualquier época del año.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.