Viajestic » Destinos

América Norte

Uno de los abismos más profundos del mundo

El Sótano de las Golondrinas de Aquismon en México

Publicidad

Viajestic | Viajestic
| 28.02.2015 00:51

El Sótano de las Golondrinas es un impresionante abismo natural que se encuentra cerca de Aquismon, en México, en el estado de San Luis Potosí. Una impresionante cueva que se formó a causa de la erosión del agua y que tiene una profundidad tan impresionante que no se alcanza a ver el final desde la superficie. Miles de aves, vencejos y periquitos, planean habitualmente sobre la cavidad para caer posteriormente en picado a 210 kilómetros por hora, lo hacen de una forma metódica, como si fuera un ritual aprendido de generación en generación. Salen en espiral formando un gran revuelo y entran en picado a gran velocidad, rompiendo el silencio con su bullicio a unas horas determinadas. El conocido como sexto abismo más profundo del mundo, tiene una caída libre de 376 metros y una profundidad total de 512. Es una de las maravillas naturales de México, y una de las cavidades más bellas del planeta. En 1967 los espeleólogos dieron a conocer el Sótano de las Golondrinas, esta gigantesca cavidad rodeada de exuberante y densa vegetación. Su boca circular tiene un diámetro de 60 metros y se ensancha a medida que desciende hasta alcanzar el fondo. Para hacernos una idea de su tamaño, un edificio como el Empire State Building se podría construir en su interior, sin sobresalir, y en la base la extensión es como la de tres campos de fútbol completos. La zona es hoy un área Natural Protegida, para evitar cualquier acción que destruya el entorno y esta considerada como reserva de la biosfera por el gobierno de México. Actualmente se puede llegar en coche y hay varias empresas que organizan actividades de aventura y deporte extremo en el Sótano de las Golondrinas. Los deportes extremos que se practican son el salto base, el rappel y la espeleología principalmente. La hora para las actividades es entre las 9h y 15h, cuando las aves no están. También se puede visitar y recorrer la cavidad por la superficie. Los descensos se realizan todo el año excepto en los meses de abril, mayo y junio en que no está permitido por la nidificación de las aves. El descenso y ascenso del sótano es una actividad que exige nivel físico y técnico, así como conocimientos y experiencia en el uso del equipo necesario. La zona esta repleta de bellezas naturales como el nacimiento del Tambaque, con sus aguas cristalinas que nacen al pie de la sierra o bien las Cuevas de Mantetzulel con preciosas formaciones y entradas de luz. Sin duda un lugar para disfrutar del turismo rural y de aventura.

Publicidad