América Norte

América Norte

The Joule Hotel, una obra maestra

Está en Dallas y visualmente es espectacular, sobre todo su piscina

Alguna vez te has parado a responder esta pregunta con calma: ¿qué debe tener un hotel de cinco estrellas? Probablemente la lista nunca se acabaría pero serían muchas las coincidencias que surgirían entre viajeros. Porque, a fin de cuentas, cuando uno se aloja en un hotel de cinco estrellas sabe muy bien lo que espera. En primer lugar, descubrir un espacio único en el que pueda sentirse como en casa, que tenga la combinación exacta de diseño e historia y que cuente con todas las comodidades que nos puedan venir a la cabeza. El servicio es muy importante, al igual que lo son las vistas y la comodidad de sus camas, accesos e instalaciones. Y partiendo de esta base, para gustos los colores. Si viajas a Dallas y quieres alojarte en un hotel de cinco estrellas te recomendamos que lo hagas en The Joule Hotel, sin duda uno de los mejores si nadie le ha otorgado todavía el título de mejor hotel de la ciudad. Está situado en pleno centro de Dallas –una ciudad que pertenece al estado de Texas- y sus modernas instalaciones lo convierten en el alojamiento perfecto para una estancia tanto de negocios como de placer. Su vista más impactante es la de su piscina, que está situada en la planta décima y decir que es espectacular es poco. Bañarse en ella es un auténtico capricho ya que está como suspendida en el aire y sus paredes son de cristal, no hace falta más que ver las fotos para querer darse un chapuzón en ella. El edificio que lo alberga, sin embargo, no es tan moderno como su interior, ya que fue construido en el año 1927 para el banco nacional de la ciudad y más tarde pasó a ser conocido como el edificio SPG. Muy cerca del hotel, que se encuentra en el 1530 de Main Street, está el centro de convenciones, el monumento conmemorativo a J.F. Kennedy y el museo de arte de la ciudad. Cualquiera de sus 160 habitaciones resultan sorprendentes, con una estética boutique y una decoración moderna pero a la vez con toques cálidos, textiles, alfombras y sillones muy acogedores. El artífice es el diseñador Adam Tihany, premiado en numerosas ocasiones y que ha conseguido un resultado que acompaña perfectamente a la filosofía del hotel. En él se pueden ver obras de arte firmadas por Andy Warhol, Richard Phillips o Tony Cragg, entre otros artistas. Y para relajarse, nada mejor que acudir a su spa para recibir algún tratamiento o pasarse por su biblioteca en la que se pueden encontrar varios libros Taschen. Aunque aquellos que quieran comer sin moverse del hotel también podrán hacerlo en el CBD Provisions, un restaurante al estilo brasería situado en el lobby del hotel con un estilo muy característico y una carta apetecible para compartir.

Viajestic | Viajestic
| 28/02/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.