América Norte

América Norte

El rancho de Clint Eastwood

Mission Ranch, un acogedor hotel con vistas al Pacífico en Carmel, California

La Costa Oeste de Estados Unidos tiene esa luz especial que desprenden los lugares idílicos. Son pocos los visitantes que acuden a ella y no caen rendidos a sus encantos, porque un atardecer en esta costa tan mágica vale por millones de ellos en casi cualquier otro lugar del mundo. A unos 180 kilómetros de San Francisco, una de las ciudades más cautivadoras de California, se encuentra el tranquilo pueblo de Carmel by the sea. Es conocido como Carmel y ha inspirado a numerosos artistas, atraído a un gran número de celebridades y con el paso del tiempo se ha convertido en un destino de los más codiciados de Estados Unidos. Pero, aparte de las galerías de arte, restaurantes y bodegas de las que pueden disfrutar sus visitantes, hay un ambiente especial que invita al veraneo. Sus calles no tienen farolas ni tampoco número que las identifiquen, lo que propicia una tranquilidad exclusiva de la que están encantados los bohemios e intelectuales que habitan en Carmel. Clint Eastwood fue alcalde entre 1986 y 1988 por parte del partido Republicano y actualmente sigue residiendo en este municipio del condado de Monterrey. Él ha sido uno de los famosos que no se ha resistido a la exclusividad de Carmel y, por este motivo, en la época en la que fue alcalde de la localidad, adquirió Mission Ranch, lo que por aquel entonces era una granja lechera de origen centenario que ya había sido propiedad de varios dueños. Al enterarse de que el terreno estaba previsto que se convirtiese en un bloque de modernas viviendas, el actor y director decidió impedirlo y así empezó a desarrollar su proyecto, que culminaría con lo que hoy es el Mission Ranch Carmel, un remanso de paz y tranquilidad que bien podría ser el escenario de la película Los Puentes de Madison. Y es que, sin duda, Clint Eastwood, además de carácter tiene buen gusto. Cualidad que ha demostrado con su particular personalidad, que en ocasiones le encasilla como un gruñón de Hollywood pero que se aleja de la realidad ya que quienes verdaderamente le conocen, le admiran y valoran su buen humor. Clint transformó la antigua granja en un complejo hotelero a modo de rancho compuesto por 31 habitaciones divididas en varias casas acogedoras. Estos chalets, con unas vistas incomparables al Pacífico, cuentan además con pistas de tenis, terrazas, restaurante, bar y algunos privilegiados pueden alojarse en una de las casas que cuentan en su interior con chimenea y jacuzzi. Las ovejas son las verdaderas dueñas del lugar, ya que campan a sus anchas por la campiña del rancho, creando una imagen única y transportando a todos los huéspedes a una especie de campiña inglesa en la costa más soleada del mundo. El enclave es excepcional y muchas veces es el propio Clint Eastwood el que aloja allí a sus amigos, porque sabe que ha conseguido dar forma a un hotel tan único y especial como cualquiera de sus películas. La madera pintada de blanco, los tejados rústicos y los porches en los que se puede disfrutar de la suave brisa que determina el ritmo diario de Carmel, son verdaderos placeres. Mission Ranch Carmel es un lugar perfecto para familias o parejas que quieran desconectar y hacer una parada en la Costa Oeste, saliéndose de las rutas establecidas. Y, ¿qué mejor que hacerlo en el rancho de Clint Eastwood?

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.