Europa

Europa

Playas paradisíacas en el Algarve

El sur de Portugal también en invierno

Visitar el Algarve es sin duda sorprenderse con algunas de las playas más bonitas y acogedoras del mundo. Más de 200 kilómetros de costa con espectaculares acantilados, playas rocosas, grutas, ensenadas y amplios arenales, que pueden disfrutarse en cualquier época del año. Aguas tranquilas y transparentes, la brisa cálida, una gastronomía basada en productos frescos del mar y un paisaje vigorizante, nos esperan en el templado sur de la península. ¿Por qué no una escapada para huir del frío y de la lluvia? El sol nos pone las pilas y el Algarve tiene mucho que ofrecer. Preciosos pueblos de arquitectura tradicional algarvía, de influencia árabe, con bonitos y pintorescos, detalles como las chimeneas decoradas, los colores, las frescas azoteas y el blanco de la cal en las paredes. Los tejados de cuatro aguas de Tavira, antigua ciudad aristócrata, o de Faro en sus barrios históricos. Los molinos de viento, siempre en las cimas de las montañas y los molinos de agua como el de la Quimta Do Marím que todavía funciona y se puede visitar. Olhão, conocida como la ciudad cubista, una localidad de pescadores en el corazón del Algarve, con sus curiosas construcciones en forma de cubos superpuestos, datados del siglo XVIII. Un paseo a pie por el laberinto de calles, callejuelas y escaleras del interior algarvío es la mejor forma de conocer esta región. Mucho más que playas magníficas y un clima privilegiado, el Algarve tiene un riquísimo patrimonio histórico. Por toda la región, menhires y monumentos megalíticos, vestigios del paso de los romanos en Las Ruinas de Milreu, en Estói, en la Villa Romana del Cerro da Vila, en Vilamoura, o el poblado de Alcalar. Y la herencia de la ocupación islámica presente en su cultura, castillos y fortalezas y algunas iglesias que fueron adaptadas de antiguas mezquitas. Desde el litoral hasta la sierra del Algarve, se puede disfrutar de bellos rincones. En la zona costera agradables paseos a pie por las extensas playas y abruptos acantilados. En el interior campos de naranjos y huertos de higueras, algarrobos y almendros. Salinas que pintan de blanco el paisaje. Los colores de la sierra y del mar están siempre presentes, con puntos dorados, verdes y azules. Y después del encanto del paisaje, los aromas y sabores de la cocina tradicional. Pescados y mariscos, como la caldeirada de pescado o la cataplana de almejas, o comida de la sierra, con cocidos de legumbres y coles. Un paraíso para disfrutar también en invierno. Cerca de los focos turísticos de Lagos y Albufeira hay pueblecitos de pescadores donde aún podemos ver cómo era esta zona hace años.Tavira y Silves, encantadoras localidades con sus cascos históricos, para una estancia más relajada. Y playas salvajes en la costa oeste desde Sagres a Odeceixe. Playas en muchos casos vírgenes donde podemos ver como el sol se pone en el mar. Ahora es un buen momento para viajar al sur de Portugal, en temporada baja los precios de los mejores hoteles son más asequibles y la zona esta menos masificada. Si prefieres el clima suave, y un destino para relajarte, no lo dudes y visita el Algarve, no te arrepentirás.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.