Londres, con sus millones de habitantes en un estrés constante, su tráfico imposible, sus rascacielos de vidrio y su cambio de guardia es, también, un paraíso infantil. La ciudad, al igual que está adaptada a la lluvia, se ha amoldado a sus habitantes más pequeños, de ahí que la lista de cosas que hacer en familia sea extensa. Por supuesto, no hay que dejar de visitar Hamley’s, la juguetería de cinco plantas de Regent Street. Allí, además de poder comprar todos los juguetes imaginables, los niños pueden participar en talleres y pasarlo bomba con las demostraciones y juegos de magia de los dependientes. Y lo mejor, que no hace falta saber inglés para pasarlo bien. Pero no todo tiene un cariz comercial. Los museos son el destino preferido de muchos londinenses a la hora de organizar actividades con sus hijos, y cada vez son más las familias extranjeras que aprovechan una escapada a la capital británica para incluir planes con un toque infantil. El objetivo es que todos se diviertan, especialmente los más pequeños, a los que el rigor de una visita turística puede agotar. Son muchas las posibilidades, pero hemos elegido cinco que, seguro, harán que los más jóvenes de la casa quieran volver, muy pronto, a disfrutar de Londres.