UN BELLO PAÍS LLENO DE CONTRASTES

UN BELLO PAÍS LLENO DE CONTRASTES

La mejor ruta para conocer Corea

Entornos naturales, tradiciones e historia. Todo eso encuentras en Corea del Sur, un destino moderno y creativo que lidera la cultura pop mundial y que ofrece mucho al viajero curioso y con ganas de maravillarse. Te damos las claves para que no te pierdas nada en tu primera visita al país.

Corea, en el extremo este del continente asiático es una de las regiones más montañosas del mundo. Agreste y bello, este país sorprende por sus impresionantes paisajes de colinas y valles verdes y exuberantes. Las cadenas montañosas se extienden a lo largo de la costa oriental marcando el límite con el mar y descienden hacia las costas hasta llegar a zonas planas en las que se cultiva, sobretodo, arroz.

Llamada "la tierra de la calma matutina", si decides visitarlo y conocer su cultura hay una serie de lugares y experiencias obligatorias. Moderna y exótica Corea del Sur, es ideal para un viaje de placer, un país que ofrece múltiples atractivos naturales, una bella combinación de arquitectura antigua y moderna y sitios turísticos que te sorprenderán. Lo mejor es comenzar por la capital, Seúl, y hacer un crucero por el río Han, un río que corta a la capital en dos. Con cinco itinerarios diferentes, el más largo de una hora de duración, si es tu primera visita, te ayudará a comprender la vida entre la tradición y la modernidad de esta gran ciudad.

Corea del Sur es un lugar en el que perderse, donde en cada rincón descubriremos maravillas singulares y tradiciones ancestrales. 

Como la preciosa villa de Hahoe. Un lugar cercano a la ciudad de Andong conocido por su tradición y el arte en la elaboración de máscaras y caretas. Aquí se celebran representaciones de teatro y danza, el T´atch´um.
 Cerca de Andong, en Ichong-dong, la estatua del Buda Amitaba, también conocido como Chebiwon Sokbul, es simplemente espectacular. Un Buda de piedra de doce metros de altura, esculpido en granito y rodeado de bosques, muy venerado.

La isla volcánica de Ullung adquiere un aspecto misterioso en época de lluvias porque las nubes bajas ocultan los montes, la costa y los islotes. Aquí el protagonista el es calamar, dentro o fuera del agua, está por todas partes.


Si eres un amante dela naturaleza te encantará el Parque Nacional de Soraksan, salvaje con cascadas, montañas graníticas y templos antiguos. O el Parque Nacional de Gayasan, no lejos de la ciudad de Taegu. En este parque se halla el emblemático templo de Haeinsa, el más famoso de Corea en el que, además, existe una comunidad de monjes. 
 También son famosas las más de 80.000 tablas del siglo XIII que componen la Tripitaka coreana y que se conservan en muy buen estado en una de las dependencias de este templo. Una colección que junto con el propio complejo religioso de Haeinsa, fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

En el Parque Nacional de Odaesan, además de naturaleza, hay dos prestigiosos templos: el de Wolchongsa y el de Sangwonsa.
 En el centro del país, el Parque Nacional de Songnisan, alberga el templo de Beopjusa con la estatua de Buda más grande del país, muy cerca de Seúl. 



La antigua Gyeongju fue la capital del antiguo Reino de la dinastía Silla y uno de los mayores centros culturales del mundo. Poco conocida en Occidente, posee un patrimonio excepcional con numerosos restos arqueológicos. El Parque de los Túmulos o Daereungwon es uno de sus tesoros. Tumbas reales algunas aun sin excavar, monumentos funerarios en forma de colinas cubiertas muy visitados por los coreanos. Y justo enfrente del Parque de los Túmulos se encuentra otro de los Tesoros Nacionales de Corea, el Observatorio Cheomseongdae. Un iconos de Gyeongju y el observatorio astronómico más antiguo del continente asiático que data del siglo VII.

El templo budista de Bulguksa, a unos 15 kilómetros, esta considerado como una obra maestra y esconde siete tesoros nacionales de Corea, las pagodas de Dabotap y Seokgatap, el Cheongun-gyo o puente de la Nube Azul y dos estatuas de buda de bronce bañado en oro. Y muy cerca de él está la gruta de Seokguram, una gruta budista artificial construida en el siglo VIII en las laderas del monte T'oham. 
El templo de Bulguska y la gruta de Seokguram forman parte del  Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1995.

La isla Jeju es la más grande y más bonita de Corea del Sur y también la más bonita por sus características geológicas excepcionales como Seongsan, el Pico del Sol Naciente que brotó del mar en una erupción volcánica con un inmenso cráter cubierto de hierba y bordeado por noventa y nueve rocas en forma de pico que lo convierten en una gigantesca corona. También son una maravilla las cinco cuevas de lava formadas por las erupciones basálticas del volcán Geomun Oreun y Hallasan, la montaña más alta de Corea del Sur.

Más información:
Turismo de Corea

Marta Rivas | @rivascmarta | Madrid
| 18/01/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.