EN LA FRONTERA ENTRE EUROPA Y ASIA

EN LA FRONTERA ENTRE EUROPA Y ASIA

10 imprescindibles en una escapada a Estambul

La ciudad turca deslumbra por su belleza, la misma que se mantiene intacta desde hace siglos, cuando era conocida como Constantinopla. En primavera, Estambul se vuelve aun más hermosa, perfecta para una escapada romántica y vibrante, en la que no pueden faltar esta decena de visitas.

Estambul, la antigua Constantinopla, es la ciudad más poblada de Turquía y, también, la capital económica y cultural del país. Se encuentra en el estrecho del Bósforo y es reconocida como una de las ciudades más bellas del mundo. Es impresionante el Cuerno del Bósforo, un puerto natural que separa la parte antigua de la moderna de la ciudad.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985. Fue crisol de numerosas culturas y todas han dejado su impronta en la ciudad, lo que hace que se puedan contemplar bellísimos monumentos y lugares de culto de un impresionante valor histórico y arquitectónico. Estos son los 10 lugares que no podemos perdernos si la visitamos

1. Santa Sofía. Construida en el año 537, fue originalmente una basílica ortodoxa, posteriormente una mezquita y ahora es un museo. Su interior es inmenso y está llena de mosaicos religiosos. Ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985. Es famosa por su enorme cúpula, que se considera el mayor exponente de la arquitectura bizantina y sirvió de modelo para la construcción de otras mezquitas, entre ellas la Mezquita Azul.

2. La Mezquita Azul. Fue construida a principios del siglo XVII y es la más importante de Estambul. Tiene 6 minaretes (igualaba los de la Meca, lo que creo polémica y se solucionó ampliando en uno más en la Meca). Es perfecta para contemplarla desde el exterior, caminando por los jardines que la rodean. El interior está cubierto con más de veinte mil azulejos azules traídos de Nicea -de ahí su nombre- y la iluminación proviene de sus más de 200 vidrieras y de las maravillosas lámparas de araña que cuelgan de su techo.

3. Mezquita de Suleiman. Es una de las más bellas del mundo. Fue construida en 1557 bajo el mandato del sultán Suleiman El Magnífico. Es inmensa, con un interior impresionante y tiene unos jardines exquisitamente cuidados.

4. Palacio Topkapi. Fue construido en 1465 y desde el año 1856 fue residencia de los sultanes que gobernaban todo el imperio otomano. Es un recinto inmenso que alberga varios edificios en los que se pueden encontrar los tesoros de los sultanes: ropa, uniformes, joyas -entre las que destaca el diamante del cucharero y el puñal topkapi- . También se puede visitar el edificio del harén, donde vivían sus más de 800 concubinas.

5. Puente Gálata y Torre Gálata. Tanto el puente como toda la zona de alrededor es de imprescindible visita. Fue construido en 1845 y se alza sobre el Cuerno de Oro. Es una zona tremendamente transitada y está permanentemente ocupada por pescadores, que después nos venderán los bocadillos de caballa, que cocinan directamente en sus barquitos. Desde el puente hay una vista maravillosa de ambas orillas y también de la Torre Gálata, que es de las más antiguas del mundo y anteriormente fue un faro.

6. Gran Bazar y Bazar de las Especias. El Gran Bazar es el gran zoco de Estambul, está cubierto y se puede acceder a él a través de sus veintidós puertas. Dentro alberga más de cuatro mil tiendas y es imprescindible el regateo, y se pueden adquirir productos de gran calidad a muy buen precio. En el Bazar de las Especias el colorido es fundamental y en él se pueden comprar especias, dátiles y productos de alimentación típicos de Estambul.

7. Cisterna Basílica. Es la cisterna más importante de las muchas que hay en Estambul. Realmente es un depósito de agua para abastecer la ciudad en caso de ser atacada, también se la conoce con el evocador nombre de Palacio Sumergido. Fue construida en el año 527 para abastecer el Palacio Bizantino. La visita se realiza sobre una pasarela elevada, y podemos contemplar las 336 columnas de nueve metros de altura que posee. Los estilos de las columnas son muy variados ya que han sido reutilizados de antiguos monumentos; destacan dos de ellas que se sujetan sobre cabezas de medusa. Es una delicia el paseo, en una atmósfera en penumbra, con música de fondo y el frescor del agua.

8. Iglesia de San Salvador de Chora. Esta iglesia fue construida entre 1316 y 1321, y es una verdadera joya. Pese a su pequeño tamaño está considerada como una visita indispensable por los frescos y mosaicos bizantinos que alberga en su interior. Está un poco alejada del centro, pero eso permite la contemplación de los barrios adyacentes, que también son sorprendentes.

9. Un crucero por el Bósforo. Otro de los alicientes de esta ciudad es poder recorrer el Bósforo en barco y llegar al Cuerno de Oro, que es un histórico puerto natural a la entrada del estrecho del Bósforo que divide la ciudad de Estambul entre la zona vieja y la zona más moderna, es un curioso contraste entre distintas épocas que conviven en un mismo lugar.

10. Plaza Taksim. Es considerada el corazón de la moderna Estambul; está en la parte moderna de la ciudad, en el moderno distrito comercial y de ocio, conocida por los restaurantes, hoteles y tiendas. Es la mayor arteria comercial de la ciudad; imprescindible recorrerla para tomarle el pulso a la parte nueva de la ciudad y disfrutar de un original kebab turco.

Estambul es la reencarnación de una ciudad de 'Las mil y una noches', la unión de historia y actualidad en un mismo espacio.

Más información:
Turismo de Turquía

Rocío Rodríguez | Madrid
| 01/06/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.