Sobran los motivos para querer ir a Fiyi. Esta antigua colonia británica, siendo uno de los países más pequeños del mundo, tanto en población como en territorio, se basta y se sobra para contar en el archipíélago con algunas de las mejores maravillas del planeta: desde las olas más perfectas para surfear a todo un paraíso de vida marina en su arrecife de coral, que incluye tortugas, anémonas, delfines, tiburones... pero también hay todo un crisol de aves en sus selvas, volcanes activos, una rica gastronomía polinésica a base de coco, arroz, pescado, malanga y yuca; y mucho baile y mucha música.

Sin embargo, hay un nuevo elemento a añadir en esta lista de razones por las que este rincón de Oceanía debe estar en la lista de destinos pendientes. Se llama Cloud 9 y no tiene detrás un motivo cultural, sino más bien de ocio, relax y diversión. Y es que se trata del chiringuito más apetecible del mundo. No está en primera línea de playa. De hecho, no hay ni un minúsculo grano de arena cerca. La particularidad de este bar es que se encuentra en medio del océano, alejado de la costa. Toda una 'isla' dedicada exclusivamente a la desconexión con amigos.

Compuesto por dos plataformas que permiten una forma ligeramente cuadrada, no existe un chiringuito igual en todo el planeta. Rodeado de aguas turquesas en las que uno puede zambullirse directamente desde el local, es imposible no querer aprovechar hasta el último minuto bajo sus carpas o en su terraza superior. En la mano no nos faltará un cóctel, a ser posible de un colorido brillante, como uno espera en el paraíso polinésico.

Pero en él no encontramos un chiringuito de alcohol y música. Hay mucho más. Y es que se trata de un bar de picoteo en toda regla. Eso sí, se han especializado en cocina italiana, de ahí que no falten, sobre todo, pizzas (artesanas y con diferentes ingredientes para que también haga las delicias de los vegetarianos y veganos). En cuanto a cócteles, la carta no podía ser más interesante. Los combinados estrella son el Fiji Gold, el Fiji Bitter y el Fiji Rum Co, pero también hay smoothies y bebidas no alcohólicas, claro.

De la música se encargan diferentes DJ’s residentes, que amenizan los fines de semana con éxitos internacionales. Durante la semana, son los clientes los dueños de la 'play list', ya que ellos configuran la música que se va a oír. Claro que si vas con un gran grupo también puedes contactar con el local para que uno de ellos haga de DJ. ¡Estarán encantados!

Y si hace falta un momento de descanso, no hay problema, porque hay camas balinsesas, sillas, hamacas...

Cloud 9 participa del proyecto conservacionista que protege el área de Mamanuca. Además, todo allí está configurado para que el impacto medioambiental sea mínimo, con reciclaje de aguas y residuos.

Para llegar es necesario un barco, ya que el arrecife en el que se encuentra, el Ro Ro, está a 40 minutos en barco de Port Denarau. Si se opta por lancha de gran velocidad, se reduce el tiempo a 10 minutos, si se sale de los resort Musket Cove o Lomani. En aguas abiertas, también se puede aprovechar para hacer deportes acuáticos desde su plataforma. Será imposible no disfrutar aquí.

Más información:
Cloud 9