CHINA

CHINA

Abrazar a un bebé panda gigante

Es imposible no enternecerse al coger en nuestros brazos a un osezno de panda gigante y acunarlo. Una actividad que solo se puede llevar a cabo en un lugar del mundo: el Centro Base de los Osos Pandas de Chengdú, la capital de la provincia china de Sichuán.

A tan solo 10 kilómetros al norte de Chengdú, en la montaña Futou, nos encontramos con un bello paisaje de ríos, lagos, arroyos, prados llenos de flores y verdes bosques de bambú silvestre. Allí, entre cuevas, rocas y pozos, en un entorno natural y ecológico sin igual, nos encontramos con un parque muy, muy especial, que hará las delicias de los más pequeños de la casa: el Centro Base de los Osos Pandas Gigantes de esta ciudad del interior de China.

Es, sin duda, el mejor destino turístico para acercarse a ver el día a día de los osos pandas gigantes. El recorrido dentro del parque pasa por caminos enmarcados entre gruesos bambúes y podrás disfrutar de la experiencia única que supone observar a estos preciosos animales en su hábitat ideal, comiendo, bebiendo, jugando entre ellos... e incluso ver a los oseznos en sus habitaciones infantiles o siendo amamantados por sus madres.

Cada parte de la visita obliga al asombro, pero el momento estrella que jamás se olvida es cuando se tiene la oportunidad de coger a un cachorrito entre nuestros brazos y hacernos una foto con él. No hay nada más maravilloso que abrazar a un bebé oso panda.

El Centro Base de Chengdú también está habitado por otros animales salvajes en peligro de extinción, incluyendo pandas rojos, cisnes, pavos reales, pájaros, mariposas y cientos de insectos. Forma parte de una organización sin ánimo de lucro dedicada a la investigación de la fauna, la cría en cautividad, la educación para la conservación de estas especies y el turismo educativo. Fue fundado en 1987 con seis pandas gigantes rescatados de la naturaleza y ya en aquel momento estaba orientado a que los más pequeños aprendieran la importancia de proteger el medio ambiente. Aquí se les enseña cómo alimentar a los pandas gigantes y a sus cachorros, y cómo pueden ayudar a proteger a estas preciosas criaturas. Una manera perfecta de enseñar a nuestros hijos que hay que cuidar de nuestro planeta, por nosotros y por las generaciones futuras.

Los pandas gigantes son un tesoro nacional en China pero, a pesar de eso, su población ha descendido drásticamente. El centro de investigación en Chengdú para la crían de estos mamíferos está trabajando duro para asegurar su futuro. Es por ello que en el parque hay grandes áreas para que los pandas gigantes puedan vagar libremente. Estos animales son encantadores, y verlos tan de cerca es maravilloso.

Se recomienda llegar temprano porque a primera hora de la mañana es cuando los pandas están más activos. Además, es a esas horas, de 8 a 10 h., cuando podemos ver cómo les dan su comida y se les puede ver en plena acción.

Chengdú es la capital de la provincia de Sichuán. Además del parque de los pandas, alberga la Reserva Natural Nacional Wolong, un área protegida en la que se encuentran en libertad más de 150 ejemplares de pandas gigantes, una de las especies de osos más rara del mundo. El número total se estima en alrededor de 1.500 por todo el planeta, incluidos los que viven en estado salvaje, y el 80% se encuentra en la provincia de Sichuán. Los del Centro Base son los más fáciles de ver, un centro único en el mundo por su cercanía con el área metropolitana.

Más información:
Centro Base de los Osos Pandas de Chengdú

Marta Rivas | Madrid
| 12/06/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.