Halloween, Día de Todos los Santos o Día de Los Muertos. No importa cómo decidas llamarlo, pues en tu cabeza seguirá permaneciendo el mismo significado. Como cada noche del 31 de octubre, muchos niños salen a la calle con disfraces terroríficos en busca de caramelos u otro tipo de chucherías.

Ésta es la concepción general que se tiene de este día, y, aunque muchos sitúen su origen en Estados Unidos, lo cierto es que fueron los pueblos celtas los que engendraron dicha fiesta.

Según explica Arque Historia, los antiguos pueblos celtas solían celebrar, a finales de octubre, “el final de la cosecha”. Un concepto al que bautizaron como Samhain, que significa “final del verano”. En este día, los celtas guardaban provisiones y se preparaban para las frías temperaturas del invierno. Los días eran más cortos y las noches, más largas.

Halloween, Día de los Muertos o Día de Difuntos | Pixabay

Durante la nocturnidad, los celtas creían que los espíritus volvían al mundo de los vivos, y es por ello por lo que prendían grandes hogueras y los “espantaban”. Y no solo eso, sino que, debido a la visita de los muertos, les dejaban comida en sus casas. Esto explica la actual tradición del recorrido que hacen los niños disfrazados por cada uno de los hogares en búsqueda de alimentos dulces.

Después se extendió por la Europa medieval y las civilizaciones continuaron evolucionando, así como también lo ha hecho esta fiesta tan señalada. Esto demuestra la importancia de su significado en la sociedad de todos los tiempos. Posteriormente, fueron los irlandeses los que se encargaron de llevar esta tradición a Norteamérica, quienes comenzaron a utilizar las míticas calabazas.

Y te estarás preguntando: ¿Cuál es el origen de la palabra ‘Halloween’? Tal y como informa Arque Historia, fue con el auge del cristianismo cuando decidieron denominar a esta fiesta como Día de Todos los Santos, traducida como All Hallow’s Eve y que hasta hoy ha evolucionado a Halloween.

Halloween | PublicDomainPictures.net

El terror, el misterio y la ofrenda a los muertos son tres elementos que formaron parte del origen más remoto de esta fiesta, algo que continúa dictando cada noche del 31 de octubre en las generaciones más actuales.

Y tú, ¿ya has pensado en tu disfraz?