Viajestic » Curioso

DESCUBRE TOLEDO

Curiosidades de la Catedral de Toledo que quizá no conocías

¿Pensando en conocer un poco mejor la ciudad de Toledo? Te contamos algunos detalles que pueden interesarte sobre su catedral.

Curiosidades de la catedral de Toledo que quizá no conocías

Pixabay Curiosidades de la catedral de Toledo que quizá no conocías

Publicidad

Uno de los mayores atractivos de Toledo es su Catedral, por eso no es de extrañar que este sea uno de los monumentos que más visitantes recibe cada año. Pese a eso, es probable que muchas de sus curiosidades se nos escapen y esa es la razón por la que desde Viajestic hemos elaborado una lista con algunas de ellas.

Para empezar, ¿sabías que la catedral de Toledo se comenzó a construir en el año 1226 sobre un antiguo tiempo visigodo y, a su misma vez, sobre la mezquita mayor de Toledo? Pues así es. Esas construcciones ocupaban parte del espacio que hoy en día ocupa la catedral.

Por otro lado, otra de sus curiosidades es que está inclinada. No hace falta que vayamos a Pisa para ver un edificio inclinado: la torre de la catedral de Toledo está algo desviada, aunque es bastante difícil de apreciarlo desde la fachada principal de la misma. Sin embargo, es algo que sí se nota desde otras de las torres de la ciudad, que nos permiten verla con mejor perspectiva.

Catedral de Toledo
Catedral de Toledo | Pixabay

Hablando de torres, debes saber que solamente tiene una. Y sobre por qué no existe una segunda hay varias teorías, una de las cuales dice que la construcción fue tan lenta que decidieron dejar la segunda torre para otra ocasión que nunca llegó.

Además de esto, debes saber que la catedral de Toledo posee uno de los pocos relojes de una sola manilla que existen en todo el planeta. Se encuentra sobre la puerta de la Feria o puerta del Reloj y lo construyó hace dos siglos Manuel Gutiérrez.

Finalmente, y ahora que citamos la puerta del Reloj, debes saber que justo a su izquierda después de cruzarla cuelga un cuerno que, según cuenta la historia, pertenecía a un buey de los que transportaron las piedras para construir la catedral.

Publicidad