Todos los grandes caen y, en el ámbito tecnológico, el paso del tiempo afecta aún de una manera más rápida a los softwares que son ampliamente utilizados por los usuarios. Lo vemos cada poco tiempo en Apple, por ejemplo, donde no hacen más que sacar versiones de sus sistemas operativos tanto para ordenador como para móvil. Y con Windows pasa más de lo mismo.

Sin embargo, el caso que nos atañe es el de Windows 7. El sistema operativo que Microsoft desarrolló para sustituir al siempre polémico por sus pantallazos azules Windows Vista dejará de tener soporte oficial extendido y gratuito a partir del 14 de enero de 2020, según ha confirmado la compañía de Redmond, Washington.

Realmente, desde enero de 2015, este sistema operativo ya no recibía soporte estándar de Microsoft, pero sí que seguían actualizando con parches de seguridad, en lo que viene a llamarse el soporte extendido. Pero esto se acaba en un año.

¿Qué supone que Microsoft deje de dar soporte a Windows 7?

En primer lugar supondrá un problema y un quebradero de cabeza para el sector industrial, ya que se calcula que, actualmente, más del 35% de usuarios de algún sistema operativo de Windows aún siguen utilizando Windows 7. Esto supone que, cuando se quede sin sus actualizaciones periódicas gratuitas, los virus podrán campar a sus anchas por este SO y no recibirá parches de seguridad.

En segundo lugar, supondrá que aquellas empresas y usuarios que aún estén utilizando Windows 7 deberán actualizarse a Windows 10 y adaptarse a la nueva interfaz de usuario. En casos más extremos, habrá empresas cuyos programas informáticos solamente trabajen con Windows 7 y tengan que hacer un desarrollo ad-hoc para adaptarlo a Windows 10.

Así que, ya sabes, si aún estás utilizando Windows 7 pásate cuanto antes a Windows 10 o a alguna otra alternativa de código libre como Linux si quieres seguir teniendo tu ordenador protegido y libre de vulnerabilidades que puedan ser explotadas por los cibercriminales.