TecnoXplora » Internet » Empresas

UN DISPOSITIVO RECONOCE EXACTAMENTE LA CANCIÓN Y EL ARTISTA

La tecnología con la que la SGAE graba la música que suena en los bares

Unos 100 locales de ocio –bares, pubs o discotecas- cuentan ya con una tecnología de identificación musical, creada por la empresa catalana BMAT. Todo lo que graba este dispositivo le sirve a la SGAE como información para remunerar a los músicos.

Tecnología de identificación musical

BMAT Dispositivo de reconocimiento musical

Publicidad

David González Torres | Coveritmedia @dgonzaleztorres | Madrid
| 05.05.2016 08:19

Tiene aspecto de router doméstico, pero es un dispositivo que captura toda y cada una de las canciones que se escuchan en un bar, pub o discoteca. Es algo así como el Shazam de las gestoras de derechos de autor. Mide de largo menos que un iPhone 6s, unos 13 centímetros.

Este dispositivo, creado por la empresa catalana BMAT, es la tecnología con la que la SGAE quiere registrar la música que suena en los locales de ocio de toda España. Por el momento, solo cien de estos establecimientos disponen de este tipo de tecnología.

ASÍ FUNCIONA

El aparato en cuestión se instala en el local. Cada vez que suena una canción, la graba y envía a un datacenter, vía wifi. La tecnología de BMAT la contrasta con una base de datos de 35 millones de temas y reconoce con más del 90% de acierto título, intérprete y su discográfica.

Así, la plataforma web, denominada Vericast, registra el día, la hora y las veces que ha sonado la canción en dicho establecimiento de ocio, para que estos datos estén accesibles para sus clientes en tiempo real, entre ellos la SGAE, que es la que determina luego el reparto de royalties entre los autores afiliados.

Tecnología de identificación musical

PRIVACIDAD

Cuando preguntamos a los responsables de BMAT si esta tecnología podría chocar contra la privacidad de los clientes de estos locales nocturnos, nos confirman que no, dado que los dispositivos solo “están conectados a la señal de audio antes de amplificarla en los altavoces” del bar, pub o discoteca, y nunca graban las conversaciones del público asistente o ruido de fondo.

Así, el dispositivo solo necesita cuatro segundos de audio para capturar la huella acústica de la canción, o rastro de metadatos que luego se contrasta en la mencionada base de datos para su correcta identificación. Si te suena Shazam, entenderás el funcionamiento del dispositivo que alimenta Vericast.

Quizás, su talón de Aquiles sea que no captura con precisión la música en directo. Dicha huella acústica necesita reconocerse en la misma grabación para ser eficaz.

“En los conciertos, la música varía demasiado de la huella de referencia para poder identificarla”, explican.

ROYALTIES

El acuerdo de BMAT y SGAE lleva en marcha más de dos años, después de que la gestora de derechos aparcara su polémico proyecto Teseo.

“El uso de una herramienta automática de identificación supone que se reporte y pague a cinco veces más de obras que con el sistema tradicional de sondeos”, según detallan desde la empresa catalana.

“La diferencia entre que venga un entrevistador [el inspector de la SGAE] una noche cada seis meses y apunte 100 tocadas o tener el dispositivo automatizado que reporta una media de 10.000 tocadas es que muchos creadores que quedaban excluidos del reparto pasen a cobrar lo que les corresponde”, explicaba la SGAE en un comunicado tras implantar esta medición.

Esta tecnología no solo captura e identifica la música que suena en bares o discotecas. De hecho, es la ubicación de menor impacto para los autores, dada su aún escasa implantación.

Es un sistema, en cambio, que ya se está aplicando para identificar las canciones que los medios de comunicación difunden en sus programaciones.

RADIOS Y TELES

BMAT, spin off de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, asegura que la plataforma web Vericast, monitoriza ya la música que suenan en 4.000 radios y televisiones de 60 países.

Además de a la SGAE, prestan este servicio a un tercio de las gestoras de derechos en todo el mundo, con un análisis de más de 23 millones de canciones identificadas cada mes. Entre sus clientes, también están Promusicae, AGEDI, AIE y sellos discográficos.

Publicidad