No vamos a ejercer como fuentes fiables de información sobre la Covid-19 porque ya hemos visto que muchas de las cosas que se dan por hechas con el virus, dejan de tener vigencia a las pocas horas. Y es que en las últimas semanas hemos podido leer cómo nos garantizan que tanto en el agua del mar, como en el de una piscina que se limpie con cloro, la transmisión del coronavirus está prácticamente descartada.

Dando por bueno estos extremos, podemos inferir de lo anterior que, aunque se consideren bajas, las probabilidades de sufrir un contagio a través de agua dulce es un hecho, por lo que deberíamos cuidarnos muy mucho de controlar cuál es el origen de todo lo que bebemos y descartar aquello de llenar una botella en lugares que no garanticen unas cualidades de higiene mínimas.

Link UV Self-Cleaning Water Bottle. | The Link

De todas formas y si nos sentimos como unos auténticos aventureros, para ese tipo de situaciones The Link ha desarrollado un gadget muy interesante que es, en esencia, una botella capaz de autolimpiar al agua (o cualquier otro líquido) que metamos en ella, de tal forma que aunque contenga un virus o una bacteria, podremos eliminarlos gracias a la tecnología de rayos ultravioleta en la que se basa. Unos rayos UV que, a día de hoy, parece que son bastante efectivos contra la Covid-19 y cualquier otra amenaza con la que podamos toparnos.

Limpieza prácticamente completa

Es muy complicado que un producto cualquiera sea capaz de garantizar un 100% de efectividad pero en el caso de esta Link YV Self-Cleaning Water Bottle está muy cerca. Tanto que el fabricante sitúa su ratio de eliminación de amenazas en el 99,9%, lo que no está nada mal. Además, esta botella se limpia sola de tal forma que termina con cualquier patógeno de forma inmediata, en el instante mismo que la terminamos de llenar.

Link UV Self-Cleaning Water Bottle. | The Link

El proceso de limpieza con rayos UV apenas dura un minuto. En ese espacio de tiempo "mata al 99,9% de las bacterias y virus" presentes en el líquido por lo que no quedará rastro de ellas n de sus cadenas de proteínas. Ahora bien, para que funcione, esta botella tendrá que ser recargada a través de un puerto USB para conseguir, según el fabricante, un máximo de 80 procesos de desinfección antes de volver a enchufarla.

Para limpiar el agua solo tendremos que pulsar en el botón que aparece en la parte superior de la tapa y las luces UV comenzarán a trabajar. Pero, además de esta función, vital en estos días de pandemia, este Link YV Self-Cleaning Water Bottle cuenta con un segundo uso que es el de termo, ya que es capaz de mantener las bebidas frías a lo largo de 18 horas, y las calientes durante ocho.

Su diseño está muy trabajado, no da la sensación de tratarse de un simple termo con capacidad de autodesinfección, y lo tenéis a la venta en algunos retailers de norteamérica a un precio de 79 dólares para el modelo más grande (70 euros), y de 75 en el caso del que menos capacidad tiene (65 euros).