TecnoXplora » Gadgets

UN GADGET QUE PUEDE CAMBIAR LA MEDICINA

Descubrió que tenía cáncer probando un iPhone con ultrasonidos

Si eres una persona hipocondriaca quizás esta noticia no te guste demasiado (o sí), ya que un iPhone enchufado a un aparato de ultrasonidos ha sido suficiente para que un médico se haya podido autodetectar un cáncer.

Butterfly IQ

Butterfly Network Butterfly IQ

Publicidad

John Martin es médico cirujano, y hace muy poco tiempo comenzó a trabajar como director médico para Butterfly Network, una start-up de Connecticut que, entre otras área de negocio, ha desarrollado el primer dispositivo de ultrasonidos que puede ser utilizado por cualquier persona sin una formación específica en medicina.

La sorpresa de Martin vino cuando, realizando pruebas a la Butterfly IQ -el nombre con el que han bautizado a dicha máquina-, se encontró una mancha negra en su garganta y que pronto reconoció como un tumor cancerígeno (gracias, eso sí, a su formación como médico). De hecho, llevaba con molestias en esa parte del cuello desde hacía tiempo.

Sin embargo, la idea que tienen desde Butterfly Network es que la Butterfly IQ sea accesible para todo el mundo. A pesar de su precio de partida, unos 1.700 dólares, será mucho más económica que cualquier otra máquina que haga lo mismo, con la ventaja adicional de que se puede llevar en el bolsillo y no hace falta una instalación previa.

 

Las imágenes que se obtienen no son tan precisas ni se ven a tan alta resolución como con un escáner de los grandes, pero sus creadores dicen que, como primer análisis de la parte del cuerpo que se quiera explorar, es totalmente válido. De hecho, ya hay médicos que en algunos servicios de urgencias de los hospitales las están probando como análisis rápido antes de hacer uno mucho más profundo.

Por su parte, en un futuro no muy lejano, la compañía quiere acompañar este gadget con inteligencia artificial para que una persona principiante pueda directamente recoger las imágenes e interpretarlas, además de calcular cuánta sangre bombea el corazón en ese momento para, ya de paso, intentar detectar problemas en las arterias o en el propio órgano.

Publicidad