La fiebre es, entre otras cosas, un problema muy común en la salud de las personas. Esta, aunque la mayor parte de las veces no es peligrosa, genera un gran malestar. Pero, ¿por qué la fiebre se da cuando nuestra temperatura asciende los 37 grados, aunque sea mínimamente? En el vídeo superior te lo mostramos.

Seguramente ya sepas o hayas oído que nuestra temperatura corporal oscila entre los 35 y 37 grados y que, una décima más o menos, ya se considera un problema de hipotermia leve o febril. Dicho esto te estarás preguntando por qué nuestra temperatura es siempre tan constante, y por qué se encuentra entre esos grados de temperatura corporal.

Las enfermedades como la gripe provocan un aumento de temperatura corpórea que, en algunos casos, y si se tiene una avanzada edad, puede ser muy peligrosa. Pese a que los niños con frecuencia alcanzan unas altas temperaturas al ponerse enfermos, si no estás en etapa infantil una temperatura superior a los 38-39 grados puede ser motivo de hacer una visita a urgencias. Lo mismo ocurre a la inversa, cuando se tienen temperaturas inferiores a los 35 producto de una hipotermia.

Lo más curioso de ésto es la poca flexibilidad que nos permite nuestro cuerpo en cuanto a temperaturas se refiere. Atendiendo a las condiciones atmosféricas, un grado más o menos es insignificante para nuestros cuerpos. Mientras que una variación de un grado en nuestro organismo puede ser fatal para nuestro bienestar.

Esta constancia en nuestra temperatura corporal tiene una sencilla explicación científica y en el vídeo superior del artículo te contamos cuál es. Además, has de saber que la mejor forma de medir tu temperatura es a través de la boca, más incluso que en la zona de las axilas, lugar más habitual.

SEGURO QUE TE INTERESA:

El peligro más desconocido de la comida rápida

Cómo evitar que te dé calambre tocar objetos metálicos