TecnoXplora » CienciaXplora

SE EXTIENDE A SEIS PAÍSES DE LA UNIÓN EUROPEA

Salmonelosis: cómo es la enfermedad que ha causado un brote de 272 contagios y 2 fallecidos en Europa

En los últimos días, las autoridades sanitarias europeas han señalado unos huevos de origen español como origen del brote. Así es y así se contagia esta enfermedad bacteriana.

Gallinas

Thomas Iversen para Unsplash Gallinas

Publicidad

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, EFSA, y el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades, ECDC, han elaborado un informe sobre la cepa de salmonelosis que se ha extendido en seis países, cinco de la Unión Europea: España, Francia, Países Bajos, Dinamarca, Noruega y Reino Unido.

Hasta el momento, el brote de salmonelosis ha registrado 272 casos, de los cuales 25 personas están hospitalizadas, y dos muertes, una en Francia y otra en España. Según las autoridades europeas, la cepa está relacionada con el consumo de huevos de origen español.

Asimismo, y después de realizar el informe, las agencias europeas han determinado que todos los casos están relacionados con la cepa salmonella enterica y que su origen está en tres granjas españolas. Además, estas autoridades sanitarias advierten que la cepa sigue en expansión.

¿Qué es la salmonelosis?

La salmonelosis es, según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, AESAN, una de las enfermedades de transmisión alimentaria más comunes y extendidas. Esta afección está producida por bacterias del género salmonella y puede afectar tanto humanos como a animales.

La EFSA describe la salmonelosis como enfermedad zoonótica; es decir, que puede transmitirse directa o indirectamente entre animales y humanos. Según la Autoridad europea, en la Unión se registran, cada año, más de 91.000 casos de salmonelosis y, en España en 2018, se detectaron 8.872 casos, según la AESAN.

¿Cómo se transmite la bacteria salmonella?

La principal fuente de infección por salmonella para las personas es el consumo de agua o alimentos contaminados por este microbio. Entre los alimentos más asociados a la infección por esta bacteria son: huevos y productos a base de huevo o carne crudos o poco cocinados. Además, la leche o los productos lácteos no sometidos a procesos que eliminen la salmonella. Por otro lado, el consumo de agua contaminada y frutas y hortalizas crudas también puede conllevar contraer la bacteria.

Sin embargo, la AESAN indica otra fuente de transmisión: fecal-oral entre varias personas. Esta se produce cuando hay deficiencias en la higiene de manos por parte de una persona infectada y que, al manipular los alimentos, los infecta y con ellos al resto de personas que los consumen.

Por otra parte, la enfermedad de la salmonelosis puede infectar tanto a personas como a animales y, además, puede permanecer durante largos periodos en el cuerpo enfermo. Asimismo, los portadores pueden ser asintomáticos y pueden infectar a otras personas sanas.

Síntomas de la salmonelosis

La aparición de fiebre, junto con dolor abdominal, diarrea, náuseas, vómitos y cefaleas son los síntomas más comunes de la salmonelosis. Tal y como indica la AESAN, estos efectos aparecen entre 6 y 72 horas después de la ingesta de los alimentos contaminados. Asimismo, la enfermedad puede durar de 2 a 7 días.

En la mayoría de los casos, los síntomas de la salmonelosis son leves y los pacientes se recuperan sin un tratamiento específico. Sin embargo, advierte la Agencia, en el caso de los niños y los ancianos, esta enfermedad puede ser causa de deshidratación.

Asimismo, en un 5 % de los pacientes infectados, la salmonelosis presenta un cuadro más complicado. Normalmente, estos casos suceden en pacientes inmunodeprimidos, que pueden padecer meningitis, endocarditis, neumonía, abscesos, encefalopatía, osteomielitis, celulitis o artritis.

Cómo evitar la salmonelosis

Existen varios métodos que pueden ayudar a eludir de la bacteria salmonella y no infectarse. El primero es manipular de forma segura los alimentos crudos. Para ello, contar con una higiene de manos correcta, y también de utensilios de cocina para evitar la contaminación cruzada es indispensable.

Por otro lado, la Clínica Mayo advierte de que el lavado de manos ha de ser frecuente y, sobre todo, después de realizar actividades como: manipular carne cruda, ir al baño, cambiar un pañal, limpiar excrementos de mascotas y tocar reptiles o pájaros.

Además, para evitar la contaminación cruzada lo ideal es almacenar la carne cruda apartada del pescado y otros alimentos en el frigorífico. Por otra parte, utilizar dos tablas de cortar en la cocina puede ayudar a evitar esta enfermedad: una para carne y otra para verdura y fruta. Asimismo, se ha de evitar comer huevos crudos, y eso incluye las masas de pasteles o galletas, así como los helados caseros. Si no, estos huevos deben estar previamente pasteurizados.

SEGURO QUE TE INTERESA:

¿Se pueden comer los huevos con manchas rojas?

Publicidad