SATÉLITE TERRESTRE

¿Por qué la Luna no tiene atmósfera?

A pesar de estar a casi la misma distancia del Sol que la Tierra, este satélite carece de atmósfera protectora, y hay una explicación para ello.

Luna y la Tierra

Luna y la Tierra MarcelC para iStock

Publicidad

Cada planeta tiene unas características distintas: unos son más gaseosos, otros más cálidos, otros tienen agua... Y cada atmósfera también se diferencia. Sin embargo, ¿qué pasa con la Luna? ¿Tiene también atmósfera el satélite terrestre?

A pesar de que la Luna no se encuentra muy lejos de la Tierra, ambos cuerpos celestes no comparten muchas características. Una es más pequeña que la otra, sin vida y con un relieve distinto. Además, la Luna gira alrededor del planeta, y es este quien la guía alrededor del Sol.

En cuanto a la atmósfera, se conoce que la de la Tierra tiene varias capas, que van desde la troposfera, la más cercana a la superficie, hasta la exosfera, que está situada a 500 kilómetros de altitud. Esta está formada por distintos gases como oxígeno, nitrógeno, dióxido de carbono o argón, entre otros.

Sin embargo, al hablar de la Luna surge una duda: ¿Tiene el satélite atmósfera? Para ello, el físico Manuel Alonso describe que el primer paso para descubrirlo es calcular la velocidad de escape de la Luna. Esta es la velocidad a la que se lanza un objeto o viaja un gas que, si es superada, el objeto sale de la atmósfera; si es lanzada a menor velocidad, se "caerá de nuevo", señala.

La velocidad de escape condiciona la capacidad de un planeta de retener los átomos o moléculas de gas que circulan alrededor de un planeta. Pero esta "no depende de la masa del objeto" que se lanza, por lo que cada planeta o cuerpo celeste tiene su propia velocidad de escape. Así que la "velocidad mínima para que una partícula escape del planeta depende de propiedades del planeta, pero no de la masa de la partícula", continúa Alonso.

Por ejemplo, las atmósferas de Júpiter y Saturno tienen más helio e hidrógeno, gases que escaparían fácilmente de las de Venus o la Tierra. Además, la Tierra tiene una velocidad de escape de 11,2 kilómetros por segundo; es decir, "33 veces la velocidad del sonido", como describe Alonso. Por tanto, cualquier objeto lanzado a menos de esa velocidad volverá a caer a la superficie.

En el caso de la Luna, el satélite tiene una masa y un radio menores que los terrestres, por lo que su velocidad de escape es menor. Esto indica que "las moléculas de los principales gases escapan rápidamente y, por ello, no puede retener una atmósfera con ellas".

Por tanto, la Luna apenas retiene gas a su alrededor, así que se podría afirmar que carece de atmósfera. Sin embargo, si se midiera la composición gaseosa sobre su superficie se encontraría, mayormente, "argón, helio y neón". Sin embargo, al tener una presión menor que la terrestre, los elementos gaseosos se reemplazan cada poco tiempo por otros nuevos que emite el propio satélite.

SEGURO QUE TE INTERESA:

¿Qué pasaría realmente si desapareciera la Luna?

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad