TecnoXplora » CienciaXplora

MAYORES EFECTOS PARA LOS ADOLESCENTES

Cómo afecta el cambio al horario de verano a las personas

Cada año en primavera nos adaptamos al horario de verano al adelantar la hora. Sin embargo, ¿qué consecuencias tiene este efecto para el ser humano?

Nuestro reloj circadiano nos pone en marcha más tarde en invierno

Acharaporn Kamornboonyarush I Pexels Nuestro reloj circadiano nos pone en marcha más tarde en invierno

Publicidad

Todos los años los relojes se adelantan una hora a finales de marzo y se atrasan otra en los últimos días de octubre. A simple vista, se produce un cambio en el momento en el que amanece y anochece; no obstante, no es el único que los científicos han observado. Así afecta el cambio de hora al cuerpo humano.

En un estudio realizado por el Departamento de Salud Mental y Alcohol del Instituto de Sanidad Pública de Helsinki, en Finlandia, Tuuli A. Lahti y sus compañeros llegaron a la conclusión de que la transición al horario de verano reduce la duración y eficiencia del sueño.

Lahti y su equipo monitorearon a diez adultos sanos durante diez días alrededor de la transición al horario de verano durante dos días seguidos. Con el uso de acelerómetros en la muñeca, los investigadores observaron que el tiempo real de descanso de las personas se redujo casi una hora cuando se adelantó el reloj.

Asimismo, la eficiencia del sueño también disminuyó después de adoptar el horario de verano. En concreto, la eficiencia del sueño de los voluntarios se redujo, de media, un 10 %.

Adelantar la hora es "más duro para el cuerpo"

Beth Ann Malow, una profesora de Neurología y Pediatría de la Universidad de Vanderbilt en Tennessee, Estados Unidos, escribió un artículo en 'The Conversation' ampliando la teoría de la falta de sueño derivada del cambio de hora. La científica también demostró la evidencia que vincula el cambio al horario de verano con un "aumento de accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos y falta de sueño en los adolescentes".

Para Malow, "retroceder" el horario en octubre, o pasar al horario de invierno, es "relativamente benigno". "Si bien algunas personas pueden sentirse desequilibradas y necesitar algunas semanas para recuperarse, la investigación no lo ha relacionado con impactos graves en la salud", explica.

Sin embargo, la opinión de la profesora cambia en cuanto al horario de verano: "saltar hacia adelante [la hora] es más duro para el cuerpo". Entre los argumentos que utiliza para defender esta postura recae en que el cuerpo siente que es una hora y, sin embargo, es una hora anterior.

Por otra parte, Malow considera que el horario de verano es un "cambio permanente a la luz de la mañana durante casi ocho meses", y que esta luz ayuda a establecer los ritmos naturales del cuerpo. No obstante, al cambiar el reloj estos ciclos pueden alterarse.

Estos cambios de luz, según la investigadora, podrían afectar a los niveles de cortisol, la hormona que regula la respuesta cerebral al estrés. Además, que la luz solar desaparezca más tarde "retrasa la liberación de melatonina en el cerebro, la hormona que promueve la somnolencia", explica. "Esto puede interferir con el sueño y hacer que durmamos menos en general", añade la experta.

El caso de los adolescentes

La pubertad hace que la melatonina se libere más tarde por la noche, lo que significa, en palabras de Malow, que "los adolescentes tienen un retraso en la señal natural que los ayuda a conciliar el sueño". Por lo tanto, los jóvenes que se encuentran en la pubertad son más susceptibles a tener problemas de sueño derivados del cambio horario.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Horario de verano 2022: ¿Cuándo es el cambio de hora?

Publicidad