TecnoXplora » CienciaXplora

CURIOSIDADES

10 cosas que no sabías sobre los colores

Desde los primeros pigmentos usados por el nombre, pasando por la teoría del color de Newton, hasta el miedo diagnosticado a ciertos tonos

10 cosas que no sabías sobre los colores

iStock 10 cosas que no sabías sobre los colores

Publicidad

Todo lo que nos rodea tiene color, desde la ropa que vestimos, la comida, las banderas y hasta los planetas o los elementos. Cada uno de esos colores cumple una función para la ciencia. Y sí, ese color que vemos apenas apagamos la luz, justo antes de ver todo negro, tiene nombre: se llama eigengrau o gris intrínseco. Pero… ¿cuánto sabemos de verdad sobre los colores?

1) Los colores de Newton

Hasta la llegada de Isaac Newton, los científicos señalaban que el blanco era un color puro, pero el científico inglés fue quien demostró que la luz blanca es cualquier cosa menos pura, de hecho es la combinación de todos los colores. En su tratado sobre Óptica, Newton estableció la primera paleta de colores que muestra los tonos que vemos los humanos. Pero no todo era teoría para él. También experimentó con los colores… y con su cuerpo: se introducía una aguja de tejer en el espacio entre el ojo y el hueso (como si quisiera levantarlo) y describía los colores que veía.

2) Depende del cristalino con que se mire

Los humanos tenemos visión tricromática: solo vemos rojo, verde y azul. La percepción completa ocurre en el cerebro. Si nuestros ojos ven mucho rojo y verde, pero no mucho azul, el cerebro deduce que estamos viendo amarillo. El daltonismo se produce cuando los receptores de color rojo o verde están mutados, principalmente en hombres. En cambio, esta mutación en mujeres puede proporcionar lo que se llama visión de cuatro colores o tetracromía. Algo que hasta recientemente no se había podido demostrar. Fue en 2010 cuando Kimberley Jameson, de la Universidad de California, analizó el caso de Concetta Antico, una mujer con tetracromía que ve 100 veces más colores que el resto de los humanos. Jameson indica que cerca del 1% de la población tiene tetracromía.

3) Hombres y mujeres

La discusión es habitual: Eso es blanco. No es blanco hueso, blanco roto, blanco marfil… Y lo mismo con el azul, el verde… pero principalmente con el color rojo. La explicación de esto es muy simple y se basa en el ADN. Investigadores de la Universidad de Arizona aislaron recientemente el gen que se encarga de percibir e interpretar el color rojo. Las mujeres tienen dos cromosomas X, mientras que los hombres solo tienen uno. Dado que el gen del color rojo se encuentra en el cromosoma X, las mujeres perciben mejor las variaciones de color dentro del espectro rojo.

4) Los primero colores

Estudios recientes han demostrado que los bebés de tan solo 2 semanas de edad ya pueden distinguir el color rojo. Probablemente porque el rojo tiene la longitud de onda más larga entre los colores, lo que lo convierte en el color más fácil de procesar por los receptores en desarrollo. Lo más llamativo, de todos modos, es que los bebés, diferencian el rojo y el amarillo en categorías separadas, mientras que sus vías neuronales no lo hacen, explica un estudio realizado por Anna Franklin de la Universidad de Sussex.

5) Salud en colores

Durante siglos se añadieron colorantes alimentarios a ciertas comidas para hacerlas más apetecibles. Esto no es extraño, un estudio realizado por Betina Piqueras Fiszman, de la Universidad Politécnica de Valencia, señala que una taza de chocolate color naranja hará que la bebida "sepa mejor". Por ello no es extraño que se usaran todo tipo de sustancias para colorear los platos, como compuestos a base de plomo o mercurio. En Estados Unidos, a lo largo del siglo XIX, la leche se teñía con cromato de plomo para disfrazar el tono azulado de los lácteos diluidos. Cuando se abandonó esta práctica, mucha gente se negó a comprar leche blanca, pensando que también había sido teñida. Un caso emblemático vinculado al "envenenamiento por colores" es el de Vincent Van Gogh. El artista holandés usaba pinturas a base de plomo. Y uno de los síntomas del envenenamiento por plomo es la hinchazón de las retinas que puede hacer que la luz se vea en círculos, como halos alrededor de los objetos. Algo que podemos ver en una de las pinturas más famosas de Van Gogh: Noche estrellada.

6) ¿El huevo o la gallina? ¿El naranja o la naranja?

La pregunta es sencilla, ¿a qué se nombró primero naranja, al color o a la fruta? Aquí la respuesta parece más sencilla que la de las aves. En la mayoría de los idiomas la primera mención es a la fruta. Así lo afirma T.A. Kenner en su libro "Symbols and Their Hidden Meanings (Símbolos y sus significados ocultos). En español y en inglés ya se habla de la fruta naranja, pero ese color era amarillo-rojo para la mayoría de la gente. Etimológicamente, naranja, viene del sánscrito nāraŋga que significa "naranjo". De ahí pasa al persa nārang, y del persa al árabe nāranğ, que llega a la península ibérica como naranja. En latín medieval la fruta se llamaba aurantium (por su color dorado), que terminó convirtiéndose en el orange francés primero y en el inglés más tarde.

7) De sangre azul

Los humanos tenemos sangre color roja debido a la presencia de hemoglobina, una proteína en cuya composición está el hierro. Al entrar en contacto con el oxigeno que transporta por nuestro cuerpo, adquiere ese color rojo brillante. Casi siempre al menos. Si bien hay veces que el color puede ser más cercano al marrón, por una falta de oxígeno. Nunca llegará al mítico azul de la realeza, aunque sí puede ser verde… Como el caso de un canadiense que había tomado demasiada medicinas contra la migraña, fármacos que contenían azufre, y se unieron a la hemoglobina, dando a su sangre un espeluznante tono verde.

8) Para amigos, colores

Ya sabemos la importancia de las primera impresiones, pero lo que no todos sabemos es que entre el 60 y el 90% de la responsabilidad de estas, recae en el color. Ya sea si se trata de una tienda o de la ropa que viste una persona que vamos a conocer, el color determina cómo nos caerá. Aún así, no hay colores más indicados que otros, ya que dependerá del entorno, de la hora del día, de la cultura y hasta de nuestro interlocutor.

9) Miedo al arco iris

Uno de los trastornos menos frecuentes pero que más afecta a las personas que lo sufren es la cromofobia, miedo a los colores. Quienes lo padecen sienten una fuerte aversión hacia ciertos tonos específicos y muestran síntomas como náuseas, sensación de pánico, aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, ansiedad generalizada, dolores de cabeza e incluso convulsiones ante su presencia.

10) Plata de ley

Puede parecer extraño, pero muchos colores han sido objetos de ley… O más bien sujetos. El color azul, por ejemplo, solo podía ser usado por artistas que habían solicitado permiso y para el vestuario de la Virgen María. Este tono se entendía como un símbolo de pureza por ser el del cielo. Por su parte los romanos permitían el uso del púrpura solo por aquellos que fueran nobles de cuna o de alto rango.

Este tenía que ver con la dificultad para obtener el famoso púrpura de Tiro. Este se obtenía de un molusco marino (Bolinus brandaris), cuya concha debía romperse para obtener el ansiado color. El problema es que había que romper unos 10.000 de estos moluscos para obtener apenas un gramo de tinte, que servía para un pequeño retazo. De acuerdo con el edicto de Diocleciano, del año 301, medio kilo de lana teñida con este púrpura costaría, al precio actual, unos 300.000€.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Por qué las mujeres ven más colores que los hombres

Publicidad