Casi a todos nos ha pasado alguna vez, aparcar el coche en el aparcamiento, sea cual sea, y al volver a él dar vueltas y vueltas buscando el vehículo entre cientos de coches sin dar con él. Sobre todo si el Parking tiene varias plantas o como suele ocurrir, no se diferencia en prácticamente nada una de otra. Pero hay que dar gracias a que la tecnología cada vez nos ayuda más y mejor a evitar este tipo de situaciones. Y sin duda, Google Maps es la herramienta que mejor nos puede ayudar, porque la mayoría de nosotros ya la utilizamos, y su proactividad es clave para que no se nos olvide el lugar donde hemos aparcado.

¿Cómo nos recuerda dónde hemos aparcado?

Como suele ser habitual, Google Maps hace muy fácil lo que en otra situación sería difícil o directamente imposible, poder recordar el lugar donde hemos aparcado. Y lo hace gracias a una herramienta nativa que nos permite saber con exactitud no solo donde hemos aparcado, si uno cómo se llega hasta ese lugar de la manera más rápida posible. Para ello, una vez que hemos aparcado el vehículo, debemos abrir Google Maps, y en el mapa pulsar sobre el punto de color azul. Este indica el lugar donde nos encontramos actualmente en base a nuestra ubicación.

Al hacerlo se abre una ventana en la parte inferior que nos muestra tres opciones diferentes, una de ellas es la que nos interesa activar. Es la de “Definir como ubicación de coche aparcado” y que como su propio nombre indica, designa como el lugar en el que hemos aparcado el vehículo, al menos la ubicación donde nos encontramos al lado del coche. De esta manera en el mapa se mostrará un círculo con la letra P para representar que en ese lugar tenemos aparcado el coche. Para volver al lugar donde hemos aparcado, solo tenemos que pulsar sobre ese punto con la letra P, y en las opciones pulsar “cómo llegar” de la misma manera que iniciamos una ruta para llegar a cualquier lugar.

Entonces Google Maps nos guiará directamente hasta ese sitio donde hemos aparcado el coche, y llegaremos en el menor tiempo posible sin dar vueltas infructuosas, que es lo que suele ocurrir cuando no sabemos exactamente dónde está el coche. Google Maps cuando has marcado el lugar de aparcamiento, te suele avisar mediante una notificación de dónde tienes aparcado el coche, si detecta que nos estamos moviendo de nuevo hacia él. Por tanto también hace una labor proactiva la app de Google para que encontremos el lugar aparcamiento a la primera. Como veis es una manera bien sencilla de no olvidar donde hemos aparcado, y llegar a la primera. Lo único malo, que en parkings subterráneos, dependiendo de lo profundo de este, puede que la señal GPS se pierda y no podamos marcar ese aparcamiento, pero sí lo podremos hacer en superficie, para poder encontrar a la primera, al menos, el Parking.