Hace unos días os contábamos que el antivirus Avast había estado vendiendo a través de una filial los datos recolectados de los millones de sus usuarios en todo el mundo. La firma había estado capturando estos datos con extensiones de los navegadores web, en las que se almacenaban todo tipo de actividades de estos sin que les hubieran dado expresamente su consentimiento. La consecuencia es que Avast obtenía varios millones de dólares al año en ingresos con estas prácticas, que aunque realizaba con identidades de los usuarios anónimas, las grandes empresas que compraban los datos eran capaces de cruzar para averiguar esa identidad. Ahora la empresa de seguridad se echa atrás y anuncia el fin inmediato de estas prácticas.

Sienten la situación generada, y dejarán de recopilar datos

No era Avast directamente la que recopilaba estos datos, sino una empresa llamada Jumpshot también propiedad de la empresa de seguridad, y que ofrecía estos datos recopilados a empresas muy importantes en todo el planeta. Ha sido Ondrej Vlcek, CEO Avast, el que a través de una nota en el blog de la compañía ha anunciado el cese de estas actividades, asegurando que “yo, junto con nuestra junta directiva, he decidido terminar la recopilación de datos de Jumpshot y cerrar las operaciones de Jumpshot, con efecto inmediato”.

Avast Antivirus gratis | Avast

Por tanto desde ayer, cuando está fechada la nota, no se volverán a recopilar datos de los usuarios para lucrarse con ellos vendiéndolos a terceros. Han llegado a tomar esta decisión teniendo en cuenta que para Avast la máxima prioridad es proteger precisamente a las personas, y esta práctica debe extenderse a todo lo que se lleva a cabo en este negocio de seguridad, todo lo contrario, según el CEO, es totalmente inaceptable. A todo ello ha seguido una explicación más extensa de la situación, colocándonos en contexto respecto de lo que ha llevado a la firma hasta esta situación.

Como también apunta, lamentablemente esto afectará a cientos de empleados de su filial Jumpshot y a las empresas que operan con ella. Pero para Avast, ahora, la prioridad es ofrecer un servicio transparente para los usuarios, sobre todo después de los comentarios que estos han vertido los últimos días tras las prácticas de la compañía desveladas. Aunque el CEO de Avast asegura que desde que se hizo con el cargo hace siete meses había llegado a la conclusión de que el negocio de datos no estaba en líneas con las prioridades de la empresa. Pero no ha sido hasta ahora, cuando se han descubierto esas prácticas, cuando se ha detenido por completo y para siempre la recopilación de datos de los usuarios.

Este no es si no otro capítulo más que nos demuestra que el negocio de los datos da muchos beneficios a las grandes empresas, y que no siempre somos conscientes de dónde terminan estos. Aunque en el caso de Avast presuntamente los datos se vendían a las empresas de forma anónima, con un simple cruce de datos podían llegar a averiguar la identidad de la persona y por tanto ponerle nombre y cara a sus acciones. Al menos Avast ha rectificado a tiempo, eso hay que reconocérselo.