Desde que el entorno del rey emérito difundió la fotografía en la que aparece Juan Carlos I rodeado de sus hijas, la infanta Elena y la infanta Cristina, y algunos de sus nietos, la polémica no ha cesado. Surge a raíz de un detalle en el que repararon los usuarios de las redes sociales: a Pablo Urdangarin le faltan las piernas en la imagen.

¿Ha habido Photoshop para editarla o es una cuestión de perspectiva? La duda ha estado rodeando a la imagen, e incluso se difundió una nueva fotografía en al que al nieto del emérito ya sí se le ven las piernas, pero ahora 'La Vanguardia' habría llegado a la explicación definitiva.

Según ha publicado el citado medio, se utilizó Photoshop para que no se viera el fondo de la imagen para que no pudiese identificarse la ubicación en la que se encontraba la familia. Al borrar el fondo se habrían borrado las piernas porque el pantalón de Pablo se entremezcla con el croma. Ese sería el verdadero motivo de la 'desaparición' de sus piernas, y no otras hipótesis que se han difundido, como la posibilidad de que el nieto no hubiese estado presente en Abu Dabi y lo hubiesen añadido con Photoshop.