La 'Manada de Arandina', la 'Manada de Sabadell' o la de Manresa son algunas de las violaciones grupales que se han producido después de conocer el caso de la 'Manada' durante la festividad de San Fermín en Pamplona en el año 2016.

Beatriz de Vicente ha analizado en Más Vale Tarde los factores comunes en los casos de agresiones sexuales múltiples. La criminóloga ha explicado que uno de los fenómenos es "la hipermasculidad": "La víctima es un transporte, un vehículo, no tanto para obtener places sino para explicar lo macho que soy".

La abogada ha asegurado que ese podría ser uno de los factores que explicara la juventud de los acusados en este tipo de agresiones: "La criminalidad sexual está protagonizada por hombres jóvenes, la testosterona actúa con especial virulencia en edades más tempranas".

"Además, hay un reforzamiento de cada uno por lo que hacen los demás y una aceptación", ha continuado narrando la criminóloga, que ha explicado otro de los fenómenos que se produce en una agresión en grupo: la desindividualización.

"Yo no soy individuo. Actúa el grupo", son algunos de sus pensamientos; además, hay una falta de empatía, una cosificación: "La víctima no tiene nombre, apellidos, no es una mujer, no tiene historia. Es un objeto", ha continuado explicando. Por ello, los acusados defienden su inocencia: "Hay una distorsión cognitiva: 'no si yo no quería'".

También, en todas ellas hay algo en común: "Son escenarios de oportunidad. No es un asalto sorpresivo. Hay una situación de oportunidad: 'essoy sola en una casa, me encuentran ebria'. Esos lugares nos hablan de que en muchas ocasiones no es algo que esté planificado, sino que surge", ha explicado la criminóloga.

Aunque, en muchos casos, suele haber un inductor: "En el caso de la 'Manada' dicen que fue 'El Prenda'. En el caso de Manresa hay una chica que tiene una relación con uno de ellos, ese es el inductor".

"El consumo de alcohol o drogas no es la etiología, pero es un precursor. Los inductores no, pero los inducidos, puede que la deshinibición de la conducta haga que realices algo que no hubieras hecho de forma más consciente; pero es un facilitador, no un causante", ha narrado.

Respecto a la Manada de Pamplona, la criminóloga ha asegurado que, a pesar de que "cada uno de los jueces que verá el resto de casos", sí es cierto que la sentencia de la denominada 'Manada', al interpretarse que "a no es necesaria la intimación expresa o la amenaza explícita", en casos como el de Manresa, puede hacer que el fiscal cambie de abuso a agresión.

Ante ello, la criminóloga ha apuntado que "hay que matizar la legislación": "El abuso sexual es ahora con prevalimiento, cuando te aprovechas de una situación de superioridad, algo que resulta confuso con términos como el de la intimidación ambiental".

"Cuando hablamos de abuso sexual decimos que son penas menores. Yo creo que drogar a alguien para acceder carnalmente a él tiene que ser considerado una forma de violencia, por tanto debería sacarse del abuso para considerarse una agresión", ha apuntado Beatriz de Vicente, que ha asegurado que "los nuevos tiempos reclaman una nueva interpretación".