Thomas Markle no ha tardado en pronunciarse sobre la entrevista de su hija y su yerno con Oprah Winfrey. Lo más sorprendente es que lo ha hecho para posicionarse junto a la Casa Real Británica tras las declaraciones de los duques de Sussex.

Meghan Markle confesó que en la familia real "preocupaba" el color de su primer bebé. "En los meses en los que yo estaba embarazada, hubo preocupaciones y conversaciones sobre lo oscura que podría ser su piel cuando naciera", señaló.

Un comentario muy racista al que su padre le ha quitado importancia en una entrevista en 'Good Morning Britain'. "No creo que la familia real sea racista. Supongo que lo del color fue una pregunta tonta de alguien", ha señalado.

Precisamente, hoy hemos conocido también que la duquesa de Sussex confesó que se sintió "traicionada" por su padre porque este le mintió. "Llamamos a mi padre y le pregunté si era verdad que había pactado vender unas fotos. Le aseguré que si me decía la verdad podríamos ayudarle, pero no lo hizo, me mintió. Eso a mí me dejó impactada para siempre", ha confesado.

En el programa de este lunes también vimos las declaraciones del príncipe Harry, en las que aseguraba que siente "compasión" por su padre y su hermano, ya que considera que están "atrapados en el sistema" de la familia real. Algo en lo que asegura también estuvo "atrapado él".

Asimismo, durante esta entrevista con Oprah Winfrey la pareja también desveló que serán padres por segunda vez, de una niña.