El colegio Puerto Rico, en el distrito Madrileño de Usera, tiene en sus tejados 360m2 de amianto. El Ciudad de Jaén, 1.060m2. El Meseta de Orcasitas, 2.050m2. Viviendas, naves industriales, el metro, y ahora también colegios. El amianto, un mineral tóxico prohibido por su relación con el cáncer y con enfermedades respiratorias, parece estar presente en todas partes. Ahora sabemos que se encuentra en uno de cada cinco centros de la ciudad de Madrid, según ha admitido el Ayuntamiento de la capital.

A petición del grupo municipal Más Madrid, las juntas de distrito del Consistorio han recopilado información sobre los colegios de la capital y han identificado amianto en 56 de ellos. A principios de esta semana se hizo viral el discurso del concejal de ese grupo, Félix López-Rey, que exigía una respuesta inmediata al Ayuntamiento y a la Comunidad, y amenazaba incluso con movilizaciones si no se emitía un compromiso firme en las siguientes 48 horas para la retirada de ese material en todos los centros en los que se ha detectado.

López-Rey, veterano activista y vecino del distrito de Usera, exige que se planifique una retirada para este verano, aprovechando las vacaciones escolares: "Está en juego la salud de nuestros niños y niñas", afirma enérgico.

Tanto el Ayuntamiento como la Comunidad de Madrid aseguran que ya se está trabajando en solucionar este asunto, aunque no concretan ni aseguran que este verano pueda eliminarse de todos los centros. El Consistorio apunta que ya está planeando actuaciones de forma conjunta con el Gobierno regional para acometer obras este verano comenzando por el sur y el este de la ciudad.

El Ayuntamiento apenas cuenta con 200.000 euros para este año para actuaciones pequeñas y echa balones fuera acusando al Gobierno central de no haber aprobado un plan nacional de retirada del amianto. En realidad, y debido al alto coste que implica la eliminación de este material, la mayoría de estos proyectos quedan bajo competencia de la Comunidad de Madrid.

Y en ello está, pero despacio.

Desde la Consejería de Educación explican que ya se viene trabajando desde 2018 en un protocolo de actuación de desamiantado progresivo de los centros en los que se conoce su presencia y siempre que pueda suponer un riesgo de exposición.

Insisten en que la presencia de este material no es peligroso si no se manipula o si no está deteriorado por el paso del tiempo o por algún desperfecto, aunque precisamente muchos de los colegios de Madrid tienen más de 50 años, y la valoración de ese deterioro requiere de un análisis técnico que los usuarios de un centro no tienen por qué saber.

La Comunidad de Madrid no sabe cuántos centros de la región tienen amianto

De hecho, en muchos centros no saben ni si existe ese elemento en su construcción. Tampoco la Comunidad de Madrid. En el municipio de Madrid se acaba de conocer cuántos centros tiene este mineral tóxico, pero la Consejería admite que no tiene recopilada esa información. Van actuando según se conoce. El amianto es un mineral que fue ampliamente utilizado en todo tipo de materiales de construcción en los años 60 y 70. La uralita o fibrocemento es el más común y la podemos ver omnipresente en los tejados y cañerías de cualquier paisaje, no solo en las ciudades.

Educación detalla que desde que comenzó ese plan de 2018 se han realizado 16 auditorías por empresas especializadas en centros docentes y se han retirado elementos mediante la ejecución de 19 obras, así como otras de reforma.

En la actualidad, explican, están programadas otras 12 obras menores y 6 proyectos específicos en la Comunidad de Madrid para la eliminación de fibrocemento en centros de la región. Solo cinco de ellos tienen fecha cerrada hasta el momento: este verano se retirará el amianto en cuatro centros del municipios de Leganés y en otro de Getafe. También se están estudiando actuaciones en más centros de la ciudad de Madrid para retirar las cubiertas.

Estas obras tienen que hacerse por empresas especializadas y cuando no haya presencia de niños, por eso es importante que se cierren proyectos para este verano. Algunas pueden ejecutarse en varios días, pero otras necesitan semanas.

Por el momento, para este verano solo hay cerrados en la Comunidad de Madrid contratos en cinco colegios

Con estos planes, lo que está claro es que este verano no se va a eliminar el amianto de los 56 centros de Madrid que ha reconocido el Ayuntamiento.

Aquí debajo tienes el listado completo de centros en los que se conoce la presencia de amianto.

La inquietud de centros y familias por la presencia de amianto

El colegio Puerto Rico, junto con otros de Usera, lleva desde octubre solicitando información para gestionar la retirada del amianto. Desconocían que las estructuras de sus centros contenían este material hasta que no llegó el informe técnico del Ayuntamiento, solicitado por Más Madrid, que comunicaba de forma escueta los metros de superficie afectados.

Desde entonces se pusieron en marcha, y esta misma semana se ha reunido el Consejo Escolar del centro, al que asistió el propio concejal López Rey, que además tiene a sus dos nietos escolarizados en el centro. Las familias, asegura, están preocupadas y prometen movilizarse si no se da una respuesta rápida generalizada.

Después de varios meses de comunicaciones, el Puerto Rico sí ha recibido una respuesta de parte de la Consejería para retirar el amianto. Eso sí, pide al centro que se busquen la empresa y le ofrece un máximo de 40.000 euros, el límite legal para los contratos menores. De otra forma, tendría que hacerse vía concurso público.

Esta propuesta al concejal de Más Madrid, que considera que un centro no tiene que ocuparse de un asunto tan delicado: "Me parece un despropósito, ¡como si fueran contratistas!" Desde Educación matizan que este no es el procedimiento habitual en los colegios en los que se han realizado obras, pero para el caso de este centro, cuya presencia de amianto es menor, era mejor solución.

La Comunidad asegura que no que la presencia de materiales con amianto no indica directamente una situación de riesgo, sino que es necesario que se produzca una manipulación o alteración de dichos materiales para que tenga lugar la liberación y emisión de las fibras.

Inés de la Vega, arquitecta del estudio 551, que tiene en marcha cerca de un centenar de proyectos de retirada de amianto en edificios de viviendas en el barrio de Orcasitas, confirma que esto es así, no obstante, el riesgo de que se produzca una rotura de tejado o avería, por deterioro o por cualquier inclemencia climática (como sucedió con el temporal Filomena), recomienda que se retire cuanto antes, sobre todo en colegios.

El amianto en los colegios llega al Congreso

Esta misma mañana la diputada de Más País-Equo, Inés Sabanés ha registrado una Proposición no de ley (PNL) en el Congreso de los Diputados para que el Gobierno impulse una ley integral del amianto y una estrategia estatal. La PNL propone hacer uso de los Fondos de Recuperación de la Unión Europea, los Next Generation EU, y trabajar junto con las comunidades autónomas y las administraciones locales, para la planificación del desamiantado y el tratamiento de residuos.

Tras registrar la propuesta, Sabanés ha pedido que esta ley se presente en el plazo de un año y que se preste "especial atención a colegios, hospitales y viviendas, donde hay un riesgo añadido".