UNAS 180.000 PERSONAS

UNAS 180.000 PERSONAS

Multitudinario clamor contra la austeridad en Francia

El partido de extrema izquierda ha convocado una manifestación como demostración de fuerza contra el presidente de Francia François Hollande . El líder ultraizquierdista que apoyo al Hollande en las elecciones, considera incapaz al Gobierno y le pide que rompa con los dictados de austeridad impuestos por Berlín.

Casi un año después de la elección de François Hollande como presidente de Francia, la extrema izquierda del país mostró hoy sus fuerzas en una manifestación en París en la que pidió el final de la austeridad y un giro progresista a la política. Convocados por el ex candidato presidencial Jean-Luc Mélenchon, líder del Frente de Izquierdas, 180.000 manifestantes se reunieron en la plaza de la Bastilla de la capital gala para "arrebatar el poder al mundo de las finanzas" y "proclamar la VI República".

Un día antes de que se cumpla un año de su victoria electoral, Hollande ve como se le abre un nuevo frente en la calle, tras varios meses en los que la derecha y la extrema derecha han convocado manifestaciones contra la legalización del matrimonio homosexual.

Con una impopularidad récord, con indicadores económicos alarmantes, el presidente cumple el primero de sus cinco años de mandato lejos del respaldo popular que le aupó al Elíseo frente al conservador Nicolas Sarkozy.

Tras haber logrado que la Comisión Europea le conceda dos años suplementarios para conseguir el objetivo de déficit del 3 %, que el Gobierno ha vendido como un triunfo de sus tesis frente a las de Berlín, Hollande ve como la izquierda le pide un giro más radical.

En el punto de mira del político y de la mayoría de los manifestantes está la política de austeridad impuesta por Berlín y Bruselas. Mélenchon aseguró que los dos años de plazo suplementarios obtenidos por Francia son "una mentira, porque representan dos años más de chantajes y de sufrimiento de los ciudadanos". "El esfuerzo que se impone a los ciudadanos es innecesario y sádico", aseguró el político, convencido de que la deuda de los países de Europa y Estados Unidos "nunca será pagada".

Respaldado por comunistas, algunos ecologistas y la mayor parte de los sindicatos, Mélenchon acusó a la "maldita troika" de acreedores internacionales y a la "vacía Comisión Europea" de llevar a cabo, junto con el mundo de las finanzas, un "infame complot contra el desgraciado pueblo griego, portugués y español".

El líder del Partido de Izquierdas pidió, incluso, paso al actual Gobierno para instalar una nueva política porque consideró tener "las personas y las competencias" para llevar a cabo el giro necesario, pero sobre todo dijo poseer "el respaldo del pueblo".

Los mas vistos

[an error occurred while processing this directive]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.