La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se ha reafirmado en la posición que mantiene el Gobierno de oponerse al plan de contingencia anunciado por la Comisión Europea que propone limitar el consumo de gas en un 15%.

Así lo ha dicho en una entrevista en el programa 'Hoy por Hoy' de la Cadena Ser, donde ha considerado que "no es razonable" imponer una limitación que afectaría gravemente a nuestra industria, muy dependiente del gas.

La ministra ha expresado la fuerte disconformidad del Gobierno, que considera que no se ha escuchado previamente a España: "No podemos ser vistos como el espacio al que acudir sin preguntar y dando un codazo". El Gobierno está molesto por que no se ha planteado un debate abierto y porque se está pidiendo "un esfuerzo sobredimensionado para España, más que para otros estados miembros".

"Entendemos perfectamente que hay que ser solidarios, pero hay que plantear bien cómo hacer las cosas".

Así, ha asegurado que el Gobiernos instará a consumidores y empresas a ahorrar energía, pero "no va a aprobar una ley que obligue a bajar el termostato", van a ser "recomendaciones" pero no imposiciones.

Ribera ha explicado que se pedirá a los consumidores un "comportamiento responsable" en materia de ahorro energético y de eficiencia.

Cómo aplicarlo en la industria

Para la industria, lo que hay que buscar son "maneras de flexibilizar el consumo de gas de forma voluntaria", puesto que hay "una situación de emergencia" debido a la invasión de Ucrania, aunque la industria española "no merece pautas de racionamiento".

Ribera ha reiterado su rechazo a la propuesta de la Comisión Europea de que todos los países de la Unión Europea reduzcan voluntariamente un 15 % su consumo de gas hasta la próxima primavera, para prepararse ante un posible corte del suministro ruso, como ya hizo ayer.

Es importante que la sociedad entienda, ha dicho la ministra, que se hace un llamamiento general al ahorro, y también que "los hogares y los servicios públicos básicos" van a tener siempre garantía de suministro; por lo que respecta a la industria, hay sectores "muy relevantes" que generan miles de empleos, y no se les puede pedir "un cambio de combustible". Se trata de algo inasumible para España, máxime cuando "no se nos ha pedido opinión" ni ha habido un debate abierto para algo que supone "un esfuerzo sobredimensionado", ha añadido Ribera.

Escepticismo ante la reanudación del Nord Stream

La ministra ha dicho igualmente en la entrevista que Rusia juega a abrir y cerrar el grifo del gas, por eso la noticia de la reapertura del Nord Stream es "indudablemente un alivio", aunque asegura que acoge esta noticia "escepticismo", y por eso está bien que haya un plan de contingencia europeo para estar preparados ante un nuevo chantaje ruso.

El PP comparte la visión

Desde el PP dicen que no tienen clara la postura del Gobierno, según ha declarado Alberto Núñez Feijóo, que ha dicho este jueves que el Gobierno "vive en una improvisación constante". A pesar de esa opinión, comparte la visión del Gobierno sobre el plan.

En el sur de Europa, Portugal también se ha opuesto a la propuesta de la Comisión.