Los focos vuelven a apuntar desde hace unos días a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. El quid de la cuestión se encuentra en unos supuestos contratos irregulares por valor de 1,5 millones de euros que estaban supuestamente adjudicados a dedo por parte del hermano de la presidenta, Tomás Díaz Ayuso, a un amigo.

Según ha podido conocer este jueves laSexta, el pasado octubre su partido le pidió explicaciones por estos contratos y la presidenta negó su implicación en los hechos e instó a que le pidieran explicaciones a su hermano si tenían alguna sospecha al respecto. La política se comprometió a presentar la documentación necesaria para demostrar que todo estaba en regla, algo que no llegó a hacer. La polémica ha ido in crescendo tras una publicación de 'El Confidencial'. En ella se recoge que la dirección nacional organizó una operación de espionaje a la política madrileña a través del Ayuntamiento para que investigaran si el hermano de Díaz Ayuso se llevó una comisión por un contrato a un supuesto amigo en abril de 2020, en plena ola de coronavirus, para adquirir mascarillas.

Por su parte, el Partido Popular han desmentido "tajantemente" las informaciones relativas a "una supuesta investigación sobre los contratos sanitarios adjudicados". Sin embargo, fuentes de Sol han señalado a laSexta que "el rumor de que Ayuso estaba siendo espiada llegó a oídos de la Presidencia de la Comunidad de Madrid en diciembre". Entonces, "una vez recabada la información sobre el presunto espionaje, "se puso en conocimiento del alcalde para que tomara las medidas que considerara oportunas" porque el supuesto espionaje se abrió desde una empresa municipal perteneciente al Ayuntamiento de Madrid, tal y como recoge 'El Mundo'.

Por otro lado, José Luis Martínez-Almeida ha negado esta mañana que la Empresa Municipal de la Vivienda, dependiente del Ayuntamiento de Madrid, tenga algo que ver con un caso de supuesto espionaje. El alcalde ha asegurado que tanto como el detective como el trabajador que, presuntamente, se reunió con él niegan los hechos y no "hay más prueba que lo que ambos han dicho". Además, ha señalado que no hay ningún contrato de este tipo relacionado con el consistorio y, por lo tanto, "no se ha podido producir ningún encargo ni pago del Ayuntamiento para obtener información de esa naturaleza".

¿Qué dice Ayuso de los supuestos contratos irregulares?

La presidenta de la Comunidad de Madrid niega las irregularidades en el contrato adjudicado a la empresa de su hermano. Este jueves ha explicado en rueda de prensa que se enteró de la existencia de ese supuesto contrato a través de Casado, en una reunión en su despacho. En el encuentro Ayuso asegura que el presidente del PP le comunicó que pensaba que ese contrato era "ilegal" y que había sido Moncloa quien se lo había filtrado. "Mi hermano lleva trabajando como comercial en el sector sanitario 26 años, mucho antes de que yo entrara en política, pero nunca le he ayudado para conseguir absolutamente nada en su vida laboral", ha defendido Ayuso. También ha pedido pruebas que "demuestren" que ella ha beneficiado a su hermano.

"He devuelto mi compromiso con Pablo Casado pasando de los 22 escaños que nos daban en enero de 2019 a la mayoría absoluta que estoy segura que tenemos ahora", ha declarado Ayuso, utilizando su tirón electoral como principal argumento. "Quisiera saber cuántos votos han conseguido para el PP todos aquellos que han pasado meses dedicados a atacarme a mí", ha lamentado. En el encuentro también se ha pronunciado sobre el famoso "dosier" contra ella. "El hecho de preparar un dosier no era para buscar ninguna verdad, sino para desprestigiarme personal y políticamente", ha dicho.