Dolors Montserrat dice que no recula sus declaraciones sobre el copago farmacéutico, pero en la misma entrevista cierra la puerta a reformarlo: "No alarmemos a los pensionistas, la reforma no está en la agenda del Gobierno". Pero en menos de un minuto después, la deja entreabierta: "Vamos a estudiar ese tramo".

Este lunes fue mucho más contundente al defender que los que más tienen deben pagar más: "Tendríamos que ajustarlo mejor, porque el que cobra 18.001 paga lo mismo que una persona que cobra 100.000 euros de tope".

Unas intenciones todavía más claras en un entrevista concedida a ABC, en la que incluso cifraba los tres tramos que pretende establecer. Hasta en su primera comparecencia como ministra dejó clara su voluntad: "Estoy dispuesta a estudiar mejoras en los tramos".

Distintas versiones en muy poco tiempo que han provocado las críticas de la oposición. "Como no es serio hemos pedido que venga, que lo haga lo antes posible y que nos explique qué es lo que pretende hacer con esta historia", afirma Antonio Hernando.

"Los ministros no están para hacer reflexiones sin nada detrás", afirma Albert Rivera. Unas reflexiones que no despejan la incógnita de qué pasará con el copago.