Pablo Iglesias le he trasladado al rey la posición de Podemos de cara a una investidura y mantiene que lo "más sensato" es un Gobierno de coalición progresista "en una relación proporcional" a los resultados del 28A, con el objetivo, ha añadido, de dar estabilidad política.

Admite que este proceso quizás sea lento y ha desvelado que no hay contacto con Sánchez desde hace dos semanas. "Le corresponde a él iniciar los contactos, y no me corresponde a mí decir cuándo tiene que hacerlo. No hay tiempo que perder pero no me corresponde a mí", ha asegurado el dirigente de Podemos.

Iglesias desvela que lleva dos semanas sin hablar con Sánchez, pero cree que le corresponde a él iniciar los contactos.

El líder de Podemos quiere entrar en un Ejecutivo para, según ha dicho, velar por el cumplimiento de los acuerdos: "Llegamos a un acuerdo para los presupuestos, y a pesar de que no vieron la luz, una cosa es lo firmado y otra el control de lo firmado". "Como dice un politólogo, la mejor manera de controlar los acuerdos es desde el Consejo de Ministros", ha afirmado.

"Si Ciudadanos decidiera hacer acuerdo de gobierno con el PSOE, sería la opción preferida del PSOE", ha dicho Iglesias, que explica así su insistencia en entrar en un Ejecutivo con los socialistas. Según él, "que Sánchez está buscando el apoyo de Albert Rivera es evidente. Y lo que también parece evidente es que no lo está encontrando", ha asegurado, para añadir a continuación: "Rivera apuesta por un camino diferente".

La salida de Echenique

A Iglesias también se le ha preguntado por la salida de Echenique de la Secretaría de Organización de Podemos, y si se plantea dar su nombre para un hipotético gobierno: "Pablo es una persona que va a ser crucial en una tarea que tendrá que encomendarle el Consejo Ciudadano del sábado. La cuestión de los nombres es lo último que hay que hablar. Por nuestra parte no habrá veto y espero que no nos pongan veto a nosotros". Y enmarca su relevo en una "rotación sensata".

De momento, lo ha designado como responsable del comité negociador con el PSOE, una "responsabilidad más difícil", pues Iglesias aventura que serán unas negociaciones largas: "La matemática parlamentaria es tozuda y nuestra experiencia es que desde fuera del gobierno es imposible hacer valer acuerdos programáticos. A partir de ahí, ármense de paciencia, se esperan semanas largas y muy intensas".