El juez José Yusty Bastarreche, que paralizó la licencia de obra para exhumar a Franco, rompe su silencio para defender su decisión. En una carta dirigida al diario ABC, califica de "pura españolía" pretender que él base su resolución en una fotocopia de la sentencia.

Yusty Bastarreche dice necesitar "un testimonio o certificación" de la misma y defiende los motivos por los que decidió parar la exhumación. Además anuncia acciones legales contra quienes se refieran a su padre y abuelo, ambos almirantes franquistas, como criminales de guerra.

El juez defiende en la carta que "no se niega a cumplir las leyes ni la sentencia del Tribunal Supremo pero no se puede fundar una resolución en 'dicen que me han dicho que el Supremo dijo', eso es pura españolía que está muy bien tomando unas cañas pero no para firmar un auto".

"Por otro lado, de todo lo que presenten las tres partes que están personadas en el pleito, hay que darles traslado a las demás para que formulen las alegaciones que crean convenientes. No puede tomarse una decisión judicial sin oír a todas las partes. ¿O pretenden ciertos grupos mediáticos y políticos que no se dé audiencia a los que no les gustan? Si ese es su concepto de garantías jurisdiccionales, ¡Dios nos ampare! ", denuncia el juez.

Por último, el juez exige que dejen a su familia "en paz: "No puedo tolerar, ni pienso tolerar que se mezcle en este asunto la persona de mi padre y de mi abuelo materno, y ya advierto que si se vuelve a decir que fueron criminales de guerra, nos veremos las caras en los Tribunales".

laSexta Columna lo localizó hace unas semanas pero no quiso dar ninguna declaración: