José Luis Escrivá ha aprovechado su intervención en en el debate del proyecto de ley sobre el sistema de pensiones para dejar claro su objetivo con la jubilación: no quiere retrasar la edad legal, sino que la efectiva se acerque a ella a través de los incentivos.

Así lo ha repetido en varias ocasiones desde la tribuna del hemiciclo, intentando alejar los fantasmas de la tensión que se ha reflejado en los últimos días con la ministra de Trabajo y vicepresidenta segunda. Y es que, Yolanda Díaz pidió "prudencia y cautela" al hablar sobre la jubilación.

"España no necesita cambiar su edad legal de jubilación, esta es adecuada y suficiente. Lo que sí debemos conseguir es que la edad efectiva se aproxime a la establecida por la ley; y para lograrlo, preferimos usar incentivos individuales que obligar a las personas a jubilarse más tarde", ha defendido el ministro de Seguridad Social en el Congreso.

Con estas palabras ha querido dejar claro que el objeto del Ejecutivo es incentivar a aquellos que quieran demorar su jubilación de manera voluntaria, pero no retrasar la edad legal, que actualmente se sitúa en los 65 años si se han cotizado 37 años y tres meses o más.

En este sentido, Escrivá considera que "el sistema ha de impulsar el alargamiento de las carreras, solo de aquellos que quieran seguir trabajando, y no de quienes por la naturaleza de su trabajo o sus circunstancias personales, no quieran o no puedan hacerlo".

Muchas de las razones por las que la edad efectiva de jubilación es más baja que la ordinaria son ajenas a la voluntad de los pensionistas"

Además, ha apuntado que "muchas de las razones por las que la edad efectiva de jubilación es más baja que la ordinaria son ajenas a la voluntad de los propios pensionistas". Así, el titular de Seguridad Social considera que "muchos trabajadores son expulsados del mercado de trabajo de manera prematura".

Unas declaraciones que llegan tres días después de que la vicepresidenta Yolanda Díaz llamara a la prudencia al hablar de los trabajadores españoles que ocupan puestos en "sectores difíciles, como la construcción, la agricultura o la limpieza". "Es muy difícil decirles que extiendan su edad laboral más allá de los 67 años", dijo entonces la ministra de Trabajo.

Durante su intervención en el Congreso, Escrivá también se ha referido a la creación de un "mecanismo de equidad intergeneracional". El titular de Seguridad Social ha indicado que hay que hacer que el sistema de pensiones siga siendo sostenible cuando se jubilen los nacidos entre 1957 y 1977, conocida como la generación del Baby Boom. Asegura que con este mecanismo se contempla un ajuste por si el sistema se tornara insostenible, aunque apuntan que no será necesario.