Unidas Podemos no ha conseguido mejorar los resultados que consiguió el pasado mes de abril, quedándose en 35 escaños. Son siete diputados menos de los 42 que consiguió en las elecciones de abril, pero siguen siendo necesarios para conseguir un gobierno de izquierdas.

De esta manera, pese a la caída en los resultados, su posición sigue siendo semejante a la obtenida en las elecciones de abril. Las negociaciones, por tanto, siguen con una situación similar y la izquierda necesitará a los independentistas para lograr gobernar (ya sea con su apoyo o con la abstención), toda vez que el PP insiste en su negativa a abstenerse ante un gobierno de Sánchez. Sin embargo, la opción de sumar con el PSOE para gobernar se queda más lejos incluso que en abril por la pérdida de escaños en ambos partidos.

El partido liderado por Pablo Iglesias llegaba a estas elecciones después de no haber conseguido alcanzar un acuerdo con el PSOE durante todas las negociaciones. Ahora, el ascenso de la derecha prevé unas negociaciones complicadas porque ninguno de los bloques tiene mayoría, por lo que la izquierda necesitaría pactar con el independentismo.

Iglesias vuelve a tender la mano a Sánchez

Tras conocer los resultados de las elecciones, Pablo Iglesias ha comparecido ante los medios sin hacer autocrítica. El líder morado ha afeado a Pedro Sánchez su actitud en las negociaciones y le ha señalado por la convocatoria de las nuevas elecciones afirmando que "para lo que han servido es para que la extrema derecha sea más fuerte". Y añadía: "Se duerme peor con más de 50 diputados de la extrema derecha en el Congreso que con ministros de Unidas Podemos en el Gobierno", en alusión a la declaración de Sánchez previa a la campaña de que no podría dormir tranquilo con un Gobierno de Podemos.

Con rostro serio, Iglesias ha señalado que pese a que "estas elecciones han reforzado a la derecha y a la extrema derecha" vuelve a "tender la mano" al PSOE recordando que "nadie puede pretender tener todo el poder en un Gobierno". Por ello, propone empezar a negociar "desde mañana mismo" un gobierno de coalición que es "la mejor garantía para España".

De hecho, nada más conocerse el resultado de las elecciones, Iglesias escribió un mensaje a Pedro Sánchez que seguía sin haberle respondido dos horas después de recibirlo.

Podemos, superado por Vox

Pese a que el bloque de la izquierda formado por PSOE, Podemos y Más País supera en 10 escaños al de la derecha que componen PP, Vox y Ciudadanos; la formación de extrema derecha es la gran triunfadora de la noche y sobre este aspecto también se pronunció con dureza Teresa Rodríguez, que ve "imperdonable" el ascenso de dicho partido.

 

Y esa precisamente es una de las lecturas más negativas de la noche para los morados, que ven cómo pasan de superar en 18 años al partido de Abascal a ser superado por 18. La muestra de la preocupación de Podemos por este aspecto es el final de la comparecencia de Iglesias tras conocer los resultados: "Hace pocos meses no existía la extrema derecha en el Congreso y ahora es una de las más fuertes de Europa".

Temor por una posible gran coalición

Durante la campaña, Unidas Podemos criticó que los socialistas fueron los que no quisieron llegar a un acuerdo con su partido asegurando que no entendían por qué una oferta que se realizó en verano ya no era válida dos meses después.

Además, reiteraron en varias ocasiones sus sospechas acerca de la posibilidad de que el PSOE quiera llegar a un acuerdo con el PP para formar una gran coalición. Pedro Sánchez ya se pronunció sobre este supuesto en el debate electoral, cuando aseguró que Iglesias mentía al hacer estas afirmaciones y que esta idea no está en los planes de su partido.

Además, el ascenso de Vox hace que un acuerdo entre PP y PSOE pueda falicitar a este partido situarse como líder de la oposición, por lo que es difícil que los populares se planteen esta opción.