Tensión en el Senado durante la sesión de control al Gobierno. La oposición se ha dirigido con dureza a Pedro Sánchez por su intención de prorrogar el estado de alarma, algo que para el PP "no es responsable".

"El PP votó a favor con responsabilidad hace dos meses, pero dos meses después no es responsable si existen medidas alternativas y si así se evita un Gobierno con poder absoluto", afirma Javier Maroto.

Pedro Sánchez, por su parte, ha advertido al PP de que, en este momento, el estado de alarma es el "único instrumento" que permite al Ejecutivo "luchar contra la COVID y salvar vidas".

"Mantener 'sine die' el estado de alarma es solo una herramienta para protegerlo a usted, porque está atrapado", replicaba el portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto.

El político popular continuó criticando que "nadie ha planteado que haya que elegir entre el estado de alarma o el caos", y endureció su tono al afirmar: "Póngale un bozal a los echeniques de turno, que cada vez que abren la boca lo estropean todo".

Maroto hace referencia a un tuit de Echenique en el que afirma que "cuando Pablo Casado amenaza con no apoyar el estado de alarma, está amenazando con provocar un rebrote, el colapso del sistema sanitario y miles de muertos".

 

En opinión del PP, dejar atrás el estado de alarma no es volver a la normalidad, porque considera que eso lo demuestran "presidentes de comunidades autónomas que convocaron el confinamiento antes que el Gobierno".

Desde Ciudadanos, que aún está negociando con el Gobierno si apoyar o no la prórroga del estado de alarma, ha sido Lorena Roldán la que se ha dirigido al Gobierno para afearle sus declaraciones en las que afirmaba que no tiene un plan B si no consigue el apoyo del Congreso.

Rifirrafe por la educación

La ministra de educación, Isabel Celáá, ha negado por "enésima vez" que se vayan a cerrar los centros de educación especial y ha acusado a la diputada del PP, Ana Camins, de sostener un bulo sabiendo que lo es.

De esta manera ha respondido Celaá en el Senado a la parlamentaria popular, que ha dicho a la ministra que le "bastaría un no" para dejar tranquilas a las familias que llevan a sus hijos a estos centros de educación espacial y que temen por su cierre.